Antes de

Pastor Joel Sforsa

      Hoy el Señor quiere alentar, motivar nuestra fe, el Señor quiere que nosotros podamos crecer en la fe; el Señor Jesús nos habla que la fe es esencial, es fundamental para poder vivir una vida en la voluntad del Señor, en el momento que dispusimos nuestro corazón a venir a la casa del Señor, en ese momento pusimos en marcha nuestra fe. La Biblia dice que la fe se manifiesta a través de las obras.

Quiero compartir con ustedes un pasaje en Romanos 1:17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

¿Cuál es el oxígeno que respira el justo para vivir? Por decirlo de alguna manera, Es la fe.

¿Cuál es la justicia de Dios? Es esa justicia divina, totalmente santa, que no tiene pecado, que no tiene mancha, que no tiene ninguna debilidad, esa justicia de Dios, se revela a nuestras vidas, se imputa en nuestras vidas, se atribuye a nuestras vidas por medio de la fe, ¿Qué quiere decir esto? Cuando Jesús murió en la cruz entregando su vida, esa justicia de Jesucristo, fue aplicada a cada uno de nosotros, la justicia y la santidad de cristo, se ha manifestado para que vos y yo hoy podamos vivenciarla, tenerla, vivirla.

En otras palabras, vos y yo somos justos, santos, personas nuevas, por la obra de cristo Jesús en la cruz.

En la cruz hubo un intercambio, la Biblia dice que la paga del pecado es la muerte, mi vida de pecado se merecía un castigo que era la muerte, la perdición la condenación, Jesús fue perfecto entonces el premio de su perfección era obviamente no morir, era la vida, era algo que merecía el cielo por sus propias obras.

Fue perfecto, él se merecía la vida, sin embargo, Jesús hizo un intercambio, el castigo que yo no merecía, se aplicó sobre Jesucristo que fue perfecto, y el premio de la vida eterna de Jesucristo se aplica a mi vida, se aplica a mi ser, ¿Cómo? Por medio de la fe, cuando yo creo en ese sacrificio, en ese regalo de Jesús se aplica esa justicia de Cristo a mí.

Se aplica esa santidad de Cristo a mí y el Padre me ve Santo, justo y soy una nueva criatura.

La fe es algo que se ejercita día a día, es algo que nosotros necesitamos creer en la obra de Cristo y seguir creyendo, confiando y manteniendo.

Hablemos de unos ejemplos prácticos que nos van a servir, para poder aplicar la fe en nuestra vida cotidiana, en el día a día.

Hoy el Señor nos quiere mostrar cuatro puntos que podemos aplicar para vivir de una manera práctica nuestra vida de fe, por eso el título del mensaje de hoy es, ANTES DE… ¿Antes de qué? Bueno, de eso es lo que vamos a hablar esta noche, el primer punto que quiero hablar es: 1) Agradece antes del milagro, ¿Cómo podemos empezar a aplicar una vida de fe? En primer lugar, empieza a agradecer antes del milagro.

Juan 6:11. tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían.

Este es el pasaje que nos habla de la multiplicación de los panes y de los peces.

La biblia nos dice que Jesús tomo los panes y los peces dio gracias y después de que dio gracias se multiplicó, el Señor Jesús dio gracias antes de que suceda el milagro, Juan 11:41-43 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.

Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.

Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!

¿Y qué pasó? Lázaro salió después de estar cuatro días en la tumba resucitado, y el milagro poderoso en ese momento ocurrió, pero… ¿Qué hizo Jesús antes? Le dio gracias al Padre.

La pregunta en esta noche para cada uno de nosotros es, ¿Qué milagro estás esperando de parte de Dios? Qué es eso quete quita el sueño, que orás día y noche que clamás, que ya no sabes cómo pedir, te preocupa, te estresa, que te aflige, te angustia y que lo tenés siempre presente en tus pensamientos, y decís Señor quiero ese milagro en mi vida.

Hoy el Señor te dice que empieces a dar gracias antes que suceda el milagro, porque cualquiera puede dar gracias cuando ve el milagro.

Porque así es más fácil dar gracias después del milagro, pero actuar por fe es agradecer antes de recibir el milagro.

Dios te dice, ¿Qué milagro estás buscando? Empieza a gradecer, dale gracias al Señor por el milagro por lo que el ya hizo, por todas las cosas que te dio, dale gracias por la vida eterna, por tu familia, empieza a darle gracias porque esa petición, Él ya la escuchó, gracias por haberme oído.

Dice la Biblia que es la voluntad de Dios que seamos agradecidos, es una cualidad que falta muchas veces en nosotros, estamos acostumbrados a necesitar a solicitar a pedir a rogar, pero Dios quiere que hoy empecemos a dar gracias aún antes de recibir el milagro.

La historia del leproso nos dice cuánto cuesta que una persona sea agradecida, el Señor sanó a diez leprosos y solo uno vino a dar gracias.

Hoy el Señor quiere que todos los que estamos aquí empecemos a ser hombres y mujeres agradecidos, porque cuando nosotros empecemos a ser agradecidos al Señor, aun cuando hay cosas que no están resueltas, que no están solucionadas, aun cuando hay cosas pendientes, si vos en ese momento le das gracias al señor, sien ese momento Tenes un corazón agradecido, le estás demostrando tu fe, le estas diciendo al Señor Jesús, yo hoy Señor no estos vivenciando este milagro, no lo estoy recibiendo, pero estoy seguro que tienes un plan, estoy seguro que tu voluntad es perfecta, por eso te muestro mi fe y te doy gracias.

2) Dios quiere que obedezcamos antes de comprender.

Cuando hablamos de esto tenemos que hablar de Abrahán. Génesis 22:1-3 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

Abrahán era amigo de Dios, sin embargo, en un momento, Abrahán sin que se lo espere, Dios le hace una petición que él no entendía, Dios le pide que entregue a su hijo Isaac en sacrificio, imagínense los que son padres los sentimientos encontrados de Abrahán, Dios, en quien el confiaba, en quién él se sostenía, en quién él se apoyaba, su amigo, le pide que entregue a su hijo, y Abrahán seguramente tampoco le entendió, es más él le podía haber dicho, Señor, pero si vos me dijiste que Isaac es la promesa, de donde iba a venir toda mi descendencia y todo el pueblo por generaciones como arena del mar, como las estrellas, como puede ser Señor, no entiendo, a quién no le tocó vivir situaciones que no ha entendido, a mí me tocaron situaciones en las cuales por más que me he esforzado, no entendía lo que Dios estaba haciendo, la Biblia dice que Dios probó a Abrahán, cuando nosotros estamos en momentos de prueba, difícilmente podemos comprender lo que Dios está haciendo.

Pero la historia no se queda ahí, dice que Abrahán se levantó muy temprano, no dice la Biblia que Abrahán se quejó, no, dice que se levantó muy de mañana y que fue a el lugar que Dios le mostró, hacer la voluntad de Dios es hacer lo que el Señor nos pide, aunque no lo pueda entender, debo honrar a Dios.

Aunque pareciera que el plan de Dios me lleve a un precipicio, aunque el plan de Dios me lleve a un callejón sin salida, Abrahán obedeció aún sin comprender.

Antes de entender el plan maravilloso de Dios Abrahán obedeció.

La obediencia es mejor que los sacrificios.

Recibir su palabra y ponerla por obra, porque muchas veces mis pensamientos, mi voluntad se opone a la voluntad de Dios.

A veces hasta sucede que pareciera que, si obedezco el consejo de Dios, si dejo de actuar de tal manera, si abandono esa vida de pecado si dejo este engaño, si digo la verdad, pareciera ser que mi vida se acaba.

Cuántas personas con pecado, a veces quieren salir, pero por miedo a decir la verdad, se quedan atrapados en una cárcel, y el enemigo te dice, no, ahora que te torciste seguí en esa mentira, si decís la verdad ahora vas a perder todo, a veces nosotros estamos en esa lucha.

Sin embargo, el Señor nos dice siempre que hagas la voluntad de Dios, que siempre que le obedezcas, que decidas por él, que siempre que vos tomes una determinación por hacer lo que Dios dice en su palabra, por más que no parezca conveniente por más que no lo puedas entender por más que te parezca difícil, la palabra nos asegura que a través de eso Dios está obrando, porque, aunque vos no le entiendas, Dios tiene un plan mejor que el tuyo.

Abrahán confió en su amigo Dios, confiar es demostrar nuestra fe, por eso, obedeció.

Dios te ama demasiado y tiene un plan para tu vida, el Señor dice que si vos le obedeces no te va a dejar a la deriva.

Cuando los apóstoles en una oportunidad entraron a la barca, Jesús les dijo; vayan a l otro lado y el Señor se quedó a la orilla orando, cuando los apóstoles subieron a la barca y empezaron a cruzar el mar se desata una tempestad.

Imagine el pensamiento de los apóstoles: “El señor nos está mandando al ojo de la tormenta, quiere deshacerse de nosotros”. La barca parecía hundirse, y todos iban a perecer ahogados, ¿Y Jesús?  Jesús se quedó en la orilla…

Sin embargo, en medio de esa tormenta, en el momento más crítico, cuando ya estaban cansados de tanto remar, y no tenían otra alternativa.

En ese momento, aparece Jesús, caminando sobre las aguas, llega hasta el barco, detiene la tormenta, y se acerca a ellos con amor.

A veces parece que decimos “Estoy obedeciéndote señor, hice tu voluntad, te sirvo, y aun así parece que estoy en el foco de la tormenta”

Jesús no dijo que no tendríamos dificultades, pero si te asegura, que cuando pareciera que la tormenta se torna seria y difícil, Tenes la garantía, la seguridad de que Jesús va a venir a tu rescate caminando sobre las aguas.

Un cantante cristiano ya de hace años Miguel Sejas cantaba una canción muy linda que es “Él no me puede fallar”

Él no te puede fallar, él jamás te va a fallar.  por eso Dios nos dice que debemos obedecer antes de entender.

3) Orar antes de actuar

1 Samuel 30:3-8

“Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos.

4 Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.

5 Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas.

6 Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios.

7 Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David.

8 Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.”

David, cuando volvía con su ejército y cuando llegan a su ciudad, se encuentra con que, le habían quemado, saqueado y secuestrado a sus familias.

Momento crítico, difícil, dice que lloraron hasta que les faltaron las fuerzas. Y en ese momento de desesperación de necesidad de urgencia… ¿Qué hizo David?

Imagínense cualquiera que alguien le secuestre a su familia.

Lo primero que haría es buscar la manera de encontrarlos, Buscar la manera de salvarlos.

Buscar la manera de ayudarlos a hacer lo que tenga a su alcance para poder rescatarlos.

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

La biblia dice que David entró en la presencia de Dios y consultó al señor.

No se quejó.  No hizo escándalo en la presencia de Dios, sino que consultó. Y dijo al señor: ¿qué hago?

Hay veces, en nuestras vidas, donde los momentos son de tal presión o tan difíciles que se nos nubla el entendimiento, y no sabemos para dónde disparar.

Es ahí, cuando nosotros debemos entrar en la presencia de Dios Y decirle: “Señor, ¿qué hago?”

David consultó al señor que es lo que debía hacer.

Y Dios no se tardó en responder, le dijo:

“Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.”

Y esto nos lleva a la enseñanza:  Antes de que tomes cualquier decisión, Por más que haya urgencia. Por más que estés en medio de un momento de presión.

Por más que haya dificultades.

Por más que quiera hacer algo…

La manera de mostrarle mi fe al señor es: “Orar antes de actuar”

Es consultar al Señor, antes de tomar cualquier decisión.

Muchas veces nosotros decidimos, hacemos, emprendemos, avanzamos. pero al señor es al último que se entera, el ultimo que le contamos.

El señor debe ser el primero que se entere de todas las cosas que nos pasan.

Que él sea el primero a quien le cuentes tus cosas, el primero a quien le consultes, a quien vos vayas, antes de tomar cualquier decisión.

Le estas demostrando tu fe al señor diciéndole: “señor yo no confío en mi propio juicio, ni en mi razonamiento, no confío en mi inteligencia, yo confío en vos, que me vas a guiar a tu voluntad”

Y por eso antes de actuar, antes de decidir, el señor es el que merece saber primero, el merece que vos le cuentes primero.

Dios está esperando que hoy le cuentes, él tiene todo el deseo de guiarte, encaminarte y dirigirte.

El señor Jesús nos dice en su palabra: “Yo te haré entender el camino en que debes andar”

¿No sabes qué hacer?

Entra como David en la presencia del señor y consulta.

Demostrarle mi fe al Señor, es decirle que no confío en mi

propia decisión, sino que siempre antes le voy a consultar a Él.

Porque su opinión me importa más que la opinión de

cualquier persona en el mundo.

4) Cree antes de ver.

Juan 20:29

—Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen.

Tomás se hizo famoso por dudar, a Tomás le quedó esa característica, todos lo recordamos a Tomás por eso, pero en realidad Tomás era uno de los Apóstoles, terminó luego dando su vida por cristo, y también había que ponerse en el lugar de Tomás, él había visto, pudo comprobar, Jesús había muerto, y ahora estaba resucitado era un shock para él y dijo ¡Hasta que no lo vea, yo no creo! Hasta que no meta mi dedo en los orificios de mi mano yo no lo creo, el Señor ahí lanza una bendición para todos nosotros, dice; ¿Ahora que viste creíste Tomás? Mas bien aventurado todos lo que sin ver creen, esa es una promesa, para nosotros, como dice Pedro, a quien amáis sin haber visto, cuando nosotros creemos aún sin ver estamos siendo bienaventurados.

La palabra de Dios nos da la definición de lo que es la fe, hebreos 11:1 nos dice, Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Es creer antes de ver, hay cosas que no estamos viendo en nuestras vidas que nos gustaría ver, gustaría verte en otro contexto, en otra situación, verte sano, ver tu familia convertida, ver cosas que todavía no ves, pero justamente es la oportunidad perfecta para poner por obra la fe.

Dice la biblia que la fe es una convicción, es estar seguro, es estar completamente seguro, aunque yo no lo pueda ver, el Señor nos llama a poder ejercitar nuestra fe creyendo aún antes de ver.

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

      Hoy el Señor quiere alentar, motivar nuestra fe, el Señor quiere que nosotros podamos crecer en la fe; el Señor Jesús nos habla que la fe es esencial, es fundamental para poder vivir una vida en la voluntad del Señor, en el momento que dispusimos nuestro corazón a venir a la casa del Señor, en ese momento pusimos en marcha nuestra fe. La Biblia dice que la fe se manifiesta a través de las obras.

Quiero compartir con ustedes un pasaje en Romanos 1:17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

¿Cuál es el oxígeno que respira el justo para vivir? Por decirlo de alguna manera, Es la fe.

¿Cuál es la justicia de Dios? Es esa justicia divina, totalmente santa, que no tiene pecado, que no tiene mancha, que no tiene ninguna debilidad, esa justicia de Dios, se revela a nuestras vidas, se imputa en nuestras vidas, se atribuye a nuestras vidas por medio de la fe, ¿Qué quiere decir esto? Cuando Jesús murió en la cruz entregando su vida, esa justicia de Jesucristo, fue aplicada a cada uno de nosotros, la justicia y la santidad de cristo, se ha manifestado para que vos y yo hoy podamos vivenciarla, tenerla, vivirla.

En otras palabras, vos y yo somos justos, santos, personas nuevas, por la obra de cristo Jesús en la cruz.

En la cruz hubo un intercambio, la Biblia dice que la paga del pecado es la muerte, mi vida de pecado se merecía un castigo que era la muerte, la perdición la condenación, Jesús fue perfecto entonces el premio de su perfección era obviamente no morir, era la vida, era algo que merecía el cielo por sus propias obras.

Fue perfecto, él se merecía la vida, sin embargo, Jesús hizo un intercambio, el castigo que yo no merecía, se aplicó sobre Jesucristo que fue perfecto, y el premio de la vida eterna de Jesucristo se aplica a mi vida, se aplica a mi ser, ¿Cómo? Por medio de la fe, cuando yo creo en ese sacrificio, en ese regalo de Jesús se aplica esa justicia de Cristo a mí.

Se aplica esa santidad de Cristo a mí y el Padre me ve Santo, justo y soy una nueva criatura.

La fe es algo que se ejercita día a día, es algo que nosotros necesitamos creer en la obra de Cristo y seguir creyendo, confiando y manteniendo.

Hablemos de unos ejemplos prácticos que nos van a servir, para poder aplicar la fe en nuestra vida cotidiana, en el día a día.

Hoy el Señor nos quiere mostrar cuatro puntos que podemos aplicar para vivir de una manera práctica nuestra vida de fe, por eso el título del mensaje de hoy es, ANTES DE… ¿Antes de qué? Bueno, de eso es lo que vamos a hablar esta noche, el primer punto que quiero hablar es: 1) Agradece antes del milagro, ¿Cómo podemos empezar a aplicar una vida de fe? En primer lugar, empieza a agradecer antes del milagro.

Juan 6:11. tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían.

Este es el pasaje que nos habla de la multiplicación de los panes y de los peces.

La biblia nos dice que Jesús tomo los panes y los peces dio gracias y después de que dio gracias se multiplicó, el Señor Jesús dio gracias antes de que suceda el milagro, Juan 11:41-43 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído.

Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.

Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!

¿Y qué pasó? Lázaro salió después de estar cuatro días en la tumba resucitado, y el milagro poderoso en ese momento ocurrió, pero… ¿Qué hizo Jesús antes? Le dio gracias al Padre.

La pregunta en esta noche para cada uno de nosotros es, ¿Qué milagro estás esperando de parte de Dios? Qué es eso quete quita el sueño, que orás día y noche que clamás, que ya no sabes cómo pedir, te preocupa, te estresa, que te aflige, te angustia y que lo tenés siempre presente en tus pensamientos, y decís Señor quiero ese milagro en mi vida.

Hoy el Señor te dice que empieces a dar gracias antes que suceda el milagro, porque cualquiera puede dar gracias cuando ve el milagro.

Porque así es más fácil dar gracias después del milagro, pero actuar por fe es agradecer antes de recibir el milagro.

Dios te dice, ¿Qué milagro estás buscando? Empieza a gradecer, dale gracias al Señor por el milagro por lo que el ya hizo, por todas las cosas que te dio, dale gracias por la vida eterna, por tu familia, empieza a darle gracias porque esa petición, Él ya la escuchó, gracias por haberme oído.

Dice la Biblia que es la voluntad de Dios que seamos agradecidos, es una cualidad que falta muchas veces en nosotros, estamos acostumbrados a necesitar a solicitar a pedir a rogar, pero Dios quiere que hoy empecemos a dar gracias aún antes de recibir el milagro.

La historia del leproso nos dice cuánto cuesta que una persona sea agradecida, el Señor sanó a diez leprosos y solo uno vino a dar gracias.

Hoy el Señor quiere que todos los que estamos aquí empecemos a ser hombres y mujeres agradecidos, porque cuando nosotros empecemos a ser agradecidos al Señor, aun cuando hay cosas que no están resueltas, que no están solucionadas, aun cuando hay cosas pendientes, si vos en ese momento le das gracias al señor, sien ese momento Tenes un corazón agradecido, le estás demostrando tu fe, le estas diciendo al Señor Jesús, yo hoy Señor no estos vivenciando este milagro, no lo estoy recibiendo, pero estoy seguro que tienes un plan, estoy seguro que tu voluntad es perfecta, por eso te muestro mi fe y te doy gracias.

2) Dios quiere que obedezcamos antes de comprender.

Cuando hablamos de esto tenemos que hablar de Abrahán. Génesis 22:1-3 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.

Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

Abrahán era amigo de Dios, sin embargo, en un momento, Abrahán sin que se lo espere, Dios le hace una petición que él no entendía, Dios le pide que entregue a su hijo Isaac en sacrificio, imagínense los que son padres los sentimientos encontrados de Abrahán, Dios, en quien el confiaba, en quién él se sostenía, en quién él se apoyaba, su amigo, le pide que entregue a su hijo, y Abrahán seguramente tampoco le entendió, es más él le podía haber dicho, Señor, pero si vos me dijiste que Isaac es la promesa, de donde iba a venir toda mi descendencia y todo el pueblo por generaciones como arena del mar, como las estrellas, como puede ser Señor, no entiendo, a quién no le tocó vivir situaciones que no ha entendido, a mí me tocaron situaciones en las cuales por más que me he esforzado, no entendía lo que Dios estaba haciendo, la Biblia dice que Dios probó a Abrahán, cuando nosotros estamos en momentos de prueba, difícilmente podemos comprender lo que Dios está haciendo.

Pero la historia no se queda ahí, dice que Abrahán se levantó muy temprano, no dice la Biblia que Abrahán se quejó, no, dice que se levantó muy de mañana y que fue a el lugar que Dios le mostró, hacer la voluntad de Dios es hacer lo que el Señor nos pide, aunque no lo pueda entender, debo honrar a Dios.

Aunque pareciera que el plan de Dios me lleve a un precipicio, aunque el plan de Dios me lleve a un callejón sin salida, Abrahán obedeció aún sin comprender.

Antes de entender el plan maravilloso de Dios Abrahán obedeció.

La obediencia es mejor que los sacrificios.

Recibir su palabra y ponerla por obra, porque muchas veces mis pensamientos, mi voluntad se opone a la voluntad de Dios.

A veces hasta sucede que pareciera que, si obedezco el consejo de Dios, si dejo de actuar de tal manera, si abandono esa vida de pecado si dejo este engaño, si digo la verdad, pareciera ser que mi vida se acaba.

Cuántas personas con pecado, a veces quieren salir, pero por miedo a decir la verdad, se quedan atrapados en una cárcel, y el enemigo te dice, no, ahora que te torciste seguí en esa mentira, si decís la verdad ahora vas a perder todo, a veces nosotros estamos en esa lucha.

Sin embargo, el Señor nos dice siempre que hagas la voluntad de Dios, que siempre que le obedezcas, que decidas por él, que siempre que vos tomes una determinación por hacer lo que Dios dice en su palabra, por más que no parezca conveniente por más que no lo puedas entender por más que te parezca difícil, la palabra nos asegura que a través de eso Dios está obrando, porque, aunque vos no le entiendas, Dios tiene un plan mejor que el tuyo.

Abrahán confió en su amigo Dios, confiar es demostrar nuestra fe, por eso, obedeció.

Dios te ama demasiado y tiene un plan para tu vida, el Señor dice que si vos le obedeces no te va a dejar a la deriva.

Cuando los apóstoles en una oportunidad entraron a la barca, Jesús les dijo; vayan a l otro lado y el Señor se quedó a la orilla orando, cuando los apóstoles subieron a la barca y empezaron a cruzar el mar se desata una tempestad.

Imagine el pensamiento de los apóstoles: “El señor nos está mandando al ojo de la tormenta, quiere deshacerse de nosotros”. La barca parecía hundirse, y todos iban a perecer ahogados, ¿Y Jesús?  Jesús se quedó en la orilla…

Sin embargo, en medio de esa tormenta, en el momento más crítico, cuando ya estaban cansados de tanto remar, y no tenían otra alternativa.

En ese momento, aparece Jesús, caminando sobre las aguas, llega hasta el barco, detiene la tormenta, y se acerca a ellos con amor.

A veces parece que decimos “Estoy obedeciéndote señor, hice tu voluntad, te sirvo, y aun así parece que estoy en el foco de la tormenta”

Jesús no dijo que no tendríamos dificultades, pero si te asegura, que cuando pareciera que la tormenta se torna seria y difícil, Tenes la garantía, la seguridad de que Jesús va a venir a tu rescate caminando sobre las aguas.

Un cantante cristiano ya de hace años Miguel Sejas cantaba una canción muy linda que es “Él no me puede fallar”

Él no te puede fallar, él jamás te va a fallar.  por eso Dios nos dice que debemos obedecer antes de entender.

3) Orar antes de actuar

1 Samuel 30:3-8

“Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos.

4 Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.

5 Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas.

6 Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios.

7 Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David.

8 Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.”

David, cuando volvía con su ejército y cuando llegan a su ciudad, se encuentra con que, le habían quemado, saqueado y secuestrado a sus familias.

Momento crítico, difícil, dice que lloraron hasta que les faltaron las fuerzas. Y en ese momento de desesperación de necesidad de urgencia… ¿Qué hizo David?

Imagínense cualquiera que alguien le secuestre a su familia.

Lo primero que haría es buscar la manera de encontrarlos, Buscar la manera de salvarlos.

Buscar la manera de ayudarlos a hacer lo que tenga a su alcance para poder rescatarlos.

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

La biblia dice que David entró en la presencia de Dios y consultó al señor.

No se quejó.  No hizo escándalo en la presencia de Dios, sino que consultó. Y dijo al señor: ¿qué hago?

Hay veces, en nuestras vidas, donde los momentos son de tal presión o tan difíciles que se nos nubla el entendimiento, y no sabemos para dónde disparar.

Es ahí, cuando nosotros debemos entrar en la presencia de Dios Y decirle: “Señor, ¿qué hago?”

David consultó al señor que es lo que debía hacer.

Y Dios no se tardó en responder, le dijo:

“Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.”

Y esto nos lleva a la enseñanza:  Antes de que tomes cualquier decisión, Por más que haya urgencia. Por más que estés en medio de un momento de presión.

Por más que haya dificultades.

Por más que quiera hacer algo…

La manera de mostrarle mi fe al señor es: “Orar antes de actuar”

Es consultar al Señor, antes de tomar cualquier decisión.

Muchas veces nosotros decidimos, hacemos, emprendemos, avanzamos. pero al señor es al último que se entera, el ultimo que le contamos.

El señor debe ser el primero que se entere de todas las cosas que nos pasan.

Que él sea el primero a quien le cuentes tus cosas, el primero a quien le consultes, a quien vos vayas, antes de tomar cualquier decisión.

Le estas demostrando tu fe al señor diciéndole: “señor yo no confío en mi propio juicio, ni en mi razonamiento, no confío en mi inteligencia, yo confío en vos, que me vas a guiar a tu voluntad”

Y por eso antes de actuar, antes de decidir, el señor es el que merece saber primero, el merece que vos le cuentes primero.

Dios está esperando que hoy le cuentes, él tiene todo el deseo de guiarte, encaminarte y dirigirte.

El señor Jesús nos dice en su palabra: “Yo te haré entender el camino en que debes andar”

¿No sabes qué hacer?

Entra como David en la presencia del señor y consulta.

Demostrarle mi fe al Señor, es decirle que no confío en mi

propia decisión, sino que siempre antes le voy a consultar a Él.

Porque su opinión me importa más que la opinión de

cualquier persona en el mundo.

4) Cree antes de ver.

Juan 20:29

—Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen.

Tomás se hizo famoso por dudar, a Tomás le quedó esa característica, todos lo recordamos a Tomás por eso, pero en realidad Tomás era uno de los Apóstoles, terminó luego dando su vida por cristo, y también había que ponerse en el lugar de Tomás, él había visto, pudo comprobar, Jesús había muerto, y ahora estaba resucitado era un shock para él y dijo ¡Hasta que no lo vea, yo no creo! Hasta que no meta mi dedo en los orificios de mi mano yo no lo creo, el Señor ahí lanza una bendición para todos nosotros, dice; ¿Ahora que viste creíste Tomás? Mas bien aventurado todos lo que sin ver creen, esa es una promesa, para nosotros, como dice Pedro, a quien amáis sin haber visto, cuando nosotros creemos aún sin ver estamos siendo bienaventurados.

La palabra de Dios nos da la definición de lo que es la fe, hebreos 11:1 nos dice, Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Es creer antes de ver, hay cosas que no estamos viendo en nuestras vidas que nos gustaría ver, gustaría verte en otro contexto, en otra situación, verte sano, ver tu familia convertida, ver cosas que todavía no ves, pero justamente es la oportunidad perfecta para poner por obra la fe.

Dice la biblia que la fe es una convicción, es estar seguro, es estar completamente seguro, aunque yo no lo pueda ver, el Señor nos llama a poder ejercitar nuestra fe creyendo aún antes de ver.

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

Suscribete a nuestro Boletín

únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestra Iglesia.

Horarios de Reunión

  • Miércoles 19hs Culto General.
  • Sábado 10hs-Adolescentes 19hs-Jóvenes.
  • Domingo 10hs y 18hs Culto General.

Teléfono y Dirección

¿Dónde? Calle 24 nº 1569 entre 64 y 65
Teléfono +54 9 221 453 3972

Escribenos

Completa el siguiente formulario para ponerte en contacto con nosotros

5 + 14 =

Ubicación

Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas prédicas y actualizaciones de nuestra iglesia.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Comparte esta Prédica

¡Puedes Compartir esta publicación con amigos y hermanos en Cristo que necesitan la palabra de Dios!