Cómo pelear las Batallas actuales

Rev. Luis Sforza

Cómo pelear las Batallas actuales

Rev. Luis Sforza

Vamos a compartir la palabra de Dios, en esta mañana, el título es: Cómo pelear las batallas actuales.

Hay dos batallas que son muy terribles, creo las más difíciles hablando humanamente, la primera de ellas es cuando a alguna persona le viene un problema una enfermedad terminal, donde le quedan pocos días de vida, la otra es cuando ese ser querido, familiar, persona muy cercana a nosotros parte de esta tierra, son dos pruebas muy difíciles.

Vamos a comenzar con la primera.

Cómo vamos a pelear esas batallas actuales cuando alguien que queremos le viene precisamente ese problema esa enfermedad, me voy a remontar a un pasaje bíblico bien antiguo que está en Esther capítulo 4:16  era un momento donde iba a ser exterminado todo el pueblo de Israel, Aman era un secretario, un asesor del rey Asuero, del rey persa, y con engaño logró que el rey Asuero firme un edicto, un decreto donde precisamente decía que sería aniquilado todo el pueblo de Israel. el pueblo hebreo, había una sentencia de muerte determinada con la fecha que iba a ocurrir, cada día que pasaba se acercaban a esa fecha de muerte.

¿Qué hicieron los judíos? Y ¿Qué debemos hacer nosotros en esos momentos?

Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca. 

Ve dice la reina Esther, que era una reina judía también… y entonces entraré a ver al rey, era Asuero…

Allí estaba la reina Basti primeramente con el rey Asuero pero fue muy vanidosa, orgullosa y el rey Asuero la quitó y pone a una de las tantas concubinas que tenía el rey y entre ellas estaba Esther que había sido tomada como una virgen judía y acompañaban al rey, pero no siempre estaban acompañando al rey, siempre que el rey la llamara ahí tenía que venir, pero había pasado mucho tiempo y el rey no la llamó y si ella iba sin que el rey la llamara, le ocurría la muerte, corría el riesgo de morir, pero ahora Mardoqueo que era un primo de Esther que cumplía la función de un padre con Esther le dice mira, tienes que hacer algo por este tema, y ella le dice no yo no puedo hacer nada porque si voy al rey me puede matar, entonces Mardoqueo que era del pueblo de Dios le dice, mira, si vos no actuas en el lugar donde vos estás, que tenés esa posibilidad si vos no lo haces de algún lugar Dios levantará a alguien y él lo hará con otro que no seas vos.

Entonces la reina Esther ahí entendió que tenía que jugarse por las cosas de Dios, y entonces le manda a decir justamente a Mardoqueo que iba a ir a hablar con el rey a ver que podía hacer con el rey para evitar esa masacre.

Y si perezco dice, que perezca, eso es jugarse por Dios, jugarse por las cosas de Dios.

¿Y qué sucede? el rey amaba mucho a Esther, había caído en mucha gracia ante el rey, queda descubierto el plan de Aman, este asesor es ahorcado y es liberado de esa sentencia el pueblo Judío, no podía borrar ese decreto porque una vez que sellaba con su anillo el rey, no se podía volver atrás, pero sí le dio la posibilidad a los judíos de defenderse, entonces los judíos se defendieron tuvieron el apoyo de Dios y no perecieron.

Como días en que los judíos tuvieron paz de sus enemigos y como el mes que de tristeza se es cambió en alegría, y de luto en día bueno que los hiciesen días de banquete y de gozo y para enviar porciones cada uno a su vecino y dádivas a los pobres.

Dios le había dado la victoria no habían perecido, la muerte no tomó al pueblo de Israel, pero Esther, Mardoqueo y todo el pueblo de Dios, tuvieron que actuar. ¿Qué tenemos que hacer en medio de estas batallas difíciles? tenemos que actuar, oraron y ayunaron  tres días, si algún ser querido, alguien que usted ama, está en una situación difícil, es muy sabio ayunar y orar, comentarlo también a la congregación porque siempre hay hermanos y hermanas que nos van a apoyar en oración y ahí será un gran ejército  que estará en oración y en ayuno son armas de destrucción masiva en el mundo espiritual y destruyen la obra del enemigo.

y le podemos agregar también aparte de la oración y del ayuno, la fe.

Jesús les dijo, por vuestra poca fe no pudieron echar fuera ese demonio, porque de cierto les digo que si tuvieras fe como como un grano de mostaza diréis a este monte pásate de aquí allá y se pasará y nada les será imposible, pero este género, no sale sino es con oración y ayuno y a veces viene la sombras de muerte sobre las personas que no se van a ir hasta no llevársela si alguien no ora y si alguien no ayuna, pero gracias a Dios que tenemos esas armas para usarlas, la oración, el ayuno y la fe, creer que lo que estoy haciendo, Dios me va a escuchar y Dios me va a responder.

Tenemos que alentar nuestro corazón que los problemas están, pero no nos dejó el Señor sin armas de defensa, tenemos la oración, tenemos el ayuno, tenemos la fe y también le podemos agregar otra arma muy poderosa, tenemos el ejemplo de Jacob, que en un momento el hermano mismo Esaú lo venía a matar, el decide pasar toda una noche peleando con el Ángel del Señor de una manera simbólica, pelearon pero para nosotros es un simbolismo de pelear en oración, en vigilia.

Cristo dijo, cuando vengan estos días, velen y oren si quieren escapar y aunque esto es muy básico y primario en el pueblo de Dios es lo más difícil de cumplir y de permanecer ir perseverando cada día, la oración, el ayuno, la fe y las vigilias pueden darle otra oportunidad  a ese moribundo porque la palabra de Dios es vida y resurrección.

Asique  usted no tenga miedo de transitar este camino estrecho y angosto que si vienen los problemas, usted tiene las armas espirituales para poder dar batalla.

Segundo: El consuelo de Dios

Hemos hablado cuando viene una situación pero la persona todavía no partió, hay que dar batalla, hay que pelear la batalla de la fe y si Dios se lo lleva nos quedamos tranquilo que el es soberano, porque debo explicar esto, usted puede orar, puede ayunar, puede tener fe, puede vigilar, pero si Dios decidió llevárselo él es soberano y se lo lleva.

Pero a veces pasa que es un muerte temprana, es una trampa del diablo porque la gente se muere por injusticia también, gente de bien está en su casa sale viene un ladrón le pega un tiro la persona tiene cuarenta años y se murió, fue una injusticia, no era la hora quizás que muera pero pasó. y si hay personas moribundas y hay alguien que clama y ora y no es la hora, quizás el Señor tenga  misericordia y lo saque de ese estado por eso hay una frase muy conocida, mientras hay vida hay esperanza y los que tienen más fe saben que aunque se mueren la gente si tienen fe en el Señor y es la voluntad de Dios aún lo resucita.

Yo soy la resurrección y la VIDA y todo creyente en mí no morirá jamás, aunque esté muerto vivirá. y vemos como Cristo resucitó al hijo de la viuda de Naim, cómo resucitó a Lázaro, la hija de Jairo, Jesucristo tiene poder y su nombre maravilloso no ha cambiado, su poder no ha menguado, Él es el mismo, ayer, hoy y por todos los siglos amén.

Esto es una dinamita en el mundo espiritual si nosotros lo ponemos por obra, pero a veces pasa que la gente parte de esta tierra y el creyente tiene que enfrentar también esa prueba, y cómo la vamos a enfrentar ahora si Dios decidió llevárselo, se fue de esta tierra, y hay gente que pasa meses, años y no sale de ese estado de tristeza de soledad de llanto, ¿Será que Dios quiere ver siempre a sus hijos así?

Es verdad que hay que hacer luto, es verdad que hay que llorar, pero la biblia dice que todo tiene su tiempo, es verdad que hay tiempo para llorar pero hay un tiempo para dejar de llorar, y mientras preparaba este mensaje Dios me hablaba que aquí hay personas que tienen que dejar de llorar, porque Dios no quiere que te pases la vida llorando. Si has tenido un impacto en tu vida y te ha dolido, es bueno llorar, bienaventurado los que lloran porque son ellos los que serán consolados, porque tenemos un Dios de toda consolación Él es maravilloso. Nos ha dejado el Espíritu Santo llamado por Jesús el consolador.

Pasamos momentos donde lloramos, la Biblia dice que David con sus seiscientos valientes les secuestraron a las esposas a sus hijos le quemaron todo, dice que lloraron hasta que les faltaron las fuerzas para llorar, hombres valientes, lloraron pero se levantaron y fueron a buscar al enemigo y Dios le dio la victoria.

2 Corintios 1:3-5 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

¿En cuántas tribulaciones nos consuela Dios? en todas, asique no hay excusa para llorar, siempre hay un tiempo viene el consuelo de Dios.

Cuando pasamos las pruebas estamos en el mismo camino que anduvo el Señor afligido pero también vendrá a nosotros el Cristo que consuela, para que nosotros como cristianos al ser consolados de esa pérdida de ese ser amado y lloramos pero buscamos a Dios y él nos consoló, recién ahí tendremos la autoridad para poder consolar a otros con las palabras que el Señor ponga en nuestra vida. A nadie de nosotros nos gusta pasar ese momento, con mi esposa perdimos un hijo, perdí a mi madre de joven, perdí hace poco a mi padre, perdí un hermano y no son momentos buenos, son momentos de llorar, y Dios te va consolando, y lloras y el Espíritu Santo viene y te fortalece y te consuela, y estás quizás unos días llorando, pueden ser meses llorando pero llega un momento que se terminó, el Señor te sanó el alma, no te vas a olvidar de esa persona pero estás sano, consolado para consolar a otros.

El otro día, estábamos filmando para la televisión, y me vino un testimonio de un hermano, (ahora él ya está en la presencia de Dios) que escuchó un mensaje como este, y lo habíamos enfocado en perdonarse a sí mismo, y el hacía veinte años que sufría un gran dolor por la pérdida de su hijo de nueve años, pero este dolor se acrecentaba porque él se sentía muy culpable, porque el único día que no le fue a buscar a la escuela, un auto lo atropelló y lo mató, contó eso después que en un retiro dimos esta palabra, y él contaba y decía, yo no me podía perdonar esto, sabía que Dios me había perdonado pero yo no me podía perdonar eso, y entonces entendió, y entiéndanlo todos los que están aquí que quizás perdieron seres queridos y lo primero que viene es la culpa, y dicen, porque no tuve mas tiempo, porque no estuve ahí, porqué aquí, porqué allá, por qué no le dije estas palabras. Él entendió que si Dios nos perdonó a cada uno de nosotros todos nuestros pecados, fallas, culpas nos perdonó todo, ¿Quién somos nosotros para no perdonarnos a nosotros mismos? Dios sabe que pecaste que te equivocaste, pero tienes que saber que Él ya te perdonó y seguro que lo sabes, pero tienes que perdonarte a ti mismo porque no eres más que Dios.

Entonces, Él te sana de ese luto, lloras, viene el consuelo de Dios, si Dios no produce el consuelo, podría pasar como este hermano, veinte años de dolor, por la pérdida, por la culpa.

Hay gente que dice; ¡Yo nunca podré ser sanado! este dolor lo tendré toda mi vida, lamentablemente, y algunos mueren de tristeza, pero no quiere eso Dios, porque Dios, es Dios de consolación, yo nunca habría podido hablar de esto si no lo hubiera pasado, muchos quieren ser pastor, pero hay que pasar situaciones tan difíciles que del único que te tienes que agarrar es de Dios, y cuando el Señor te saca de ahí, comienzas a ser un hombre una mujer de acero pero porque te das cuenta que si Dios te saca de ahí, te puede sacar de cualquier situación, y entonces entiendes del gran amor de Dios.

Y el amor de Dios hecha fuera el temor, porque el amor de Dios ha sido derramado en cada uno de nuestros corazones, déjate consolar por Dios, no es un signo de debilidad espiritual, porque cuando tu eres débil, entonces eres fuerte porque vienen las fuerzas del Señor dice San Pablo a los Corintios, como aquel a quien consuela a su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalén tomareis consuelo Isaías 66:13. El Dios de toda consolación, entonces se cumple esa palabra que tantas veces oíste, De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo.

Porque el gozo del Señor hermanos queridos, será nuestra fuerza.

Si ese ser amado no murió, no llores, ten fe, y actúa, con oración fe, ayuno, vigilia, demuéstrale que mientras esa persona está con vida, tú vas a pelear la batalla de la fe.

Segundo, no te pases la vida llorando si un ser querido tuyo partió, no te pases toda la vida llorando, ten fe que el Señor te va a consolar, que el consuelo de Dios es real como una madre consuela a su hijo, así Dios nos consolará.

Tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; Eclesiastés 3:4

Cuando el Señor había visto a una mujer que había perdido a su hijo, el Señor dice que se compadeció, y cuando el Señor la vio, al compadecerse de ella, le dijo, no llores es como que el Señor, sabiendo que puede hacer un milagro, dice; ¡No llores!, aunque ese joven había muerto, Él tenía el poder de resucitarlo y le dice mujer ¡No llores!, yo estoy aquí, el Señor te dice en esa situación que estás pasando que no te desequilibre, que no te desespere que no te la pases la vida llorando, ¡No llores! ¡Yo estoy aquí! te dice el Señor, puede ocurrir un milagro, Dios puede hacer una obra, ¡No llores! ten fe, mantente en fe, Dios puede obrar con milagro, y el Señor le resucitó allí el hijo.

¡No llores! viene el milagro, porque el Señor está también contigo.

Nos encontramos que si hay un conflicto grave, tengo que actuar con fe, no tengo que llorar, si alguien partió, tendré un momento de llanto pero no puedo pasar la vida llorando, seré consolado, de alguna manera u otra Dios te dice no te pases la vida llorando, no llores, a la mujer le dice, en esa situación, quién no va a llorar, perdió el hijo, ¡No llores! cuando al Apóstol San Juan se le revela todo lo que iba a pasar, lo que está pasando ahora en apocalipsis, había un rollo con siete sellos. Dice que cuando se desaten cada uno de esos sellos, comenzará Dios con todo su plan sobre la tierra, y dentro de esos siete sellos, está que el tomará a satanás a sus demonios, falso profeta y los enviará al lago de fuego y azufre, resumiendo todo lo que va a pasar, y claro, el diablo no quería que nadie abriera esos sellos, entonces dice el texto, que Juan, el gran apóstol, el que sanaba enfermos, el apóstol del amor, el teólogo, el que tuvo esta experiencia impresionante el que vivió como cien años, el que tenía la experiencia de oír el latido del corazón de Jesús, porque dormía en el pecho, a él lo corrigen y también le dicen, no llores, y uno de los ancianos me dijo ¡No llores! ¿Por qué lloraba? porque el veía que nadie podía abrir los sellos, nadie era digno, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, no había nadie que pudiera abrirlo, y Juan se puso a llorar.

A veces vienen situaciones a tu vida que decís de acá no me saca nadie, de este pozo  no me saca nadie, y así estaba Juan, nadie puede abrir, viene un desastre el diablo tendrá la victoria, viene la destrucción y no habrá justicia de parte de Dios.

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. Apocalipsis 5:5.

Cuántos saben que Jesucristo ha vencido y está vivo y Él nos dice, no lloren entonces, Él tiene el control, el poder y la autoridad.

El que lo busca lo hallará, el que va a Él con sus cargas, vengan a mí si están cargados y trabajados que yo los aré descansar, Él es nuestro pastor nada nos faltará, el que a mí viene yo no le hecho fuera, Él está con nosotros todos los días hasta el fin, Jesús está, tiene el poder, ha vencido, no llores, y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones,

Que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.

Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Apocalipsis 5:10-13.

Cuántos creen en las escrituras, aquí está todo escrito, aun lo que va a suceder en el futuro, y ya Dios les está diciendo a su pueblo, hey porqué están así preocupados, cargados o llorando si ya está escrito que la victoria la tiene cristo y nosotros en su nombre también la tenemos, no llores, hay victoria siempre en el nombre de Jesús, hoy mañana, y siempre, por lo tanto hermanos nos toca solamente hacer nuestra parte, haz tu parte, no llores, recibe el consuelo, no llores y no debemos llorar porque cristo, tiene la victoria  para toda la Iglesia, la victoria ya se obtuvo.

¿Y cuándo tendrá la victoria Jesús? ¿Y cuándo tendremos la victoria todos nosotros? muchos cristianaos andan preguntándose eso, cuándo obtendrá la argentina la copa América, usted ahora no pregunta eso, porque ya la obtuvo, hace dos mil años que Jesús ya obtuvo la victoria muriendo por todos los pecadores en la cruz del calvario y todo aquel que le recibió tiene la victoria, tiene la vida eterna.

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

Cómo pelear las Batallas actuales

Rev. Luis Sforza

Vamos a compartir la palabra de Dios, en esta mañana, el título es: Cómo pelear las batallas actuales.

Hay dos batallas que son muy terribles, creo las más difíciles hablando humanamente, la primera de ellas es cuando a alguna persona le viene un problema una enfermedad terminal, donde le quedan pocos días de vida, la otra es cuando ese ser querido, familiar, persona muy cercana a nosotros parte de esta tierra, son dos pruebas muy difíciles.

Vamos a comenzar con la primera.

Cómo vamos a pelear esas batallas actuales cuando alguien que queremos le viene precisamente ese problema esa enfermedad, me voy a remontar a un pasaje bíblico bien antiguo que está en Esther capítulo 4:16  era un momento donde iba a ser exterminado todo el pueblo de Israel, Aman era un secretario, un asesor del rey Asuero, del rey persa, y con engaño logró que el rey Asuero firme un edicto, un decreto donde precisamente decía que sería aniquilado todo el pueblo de Israel. el pueblo hebreo, había una sentencia de muerte determinada con la fecha que iba a ocurrir, cada día que pasaba se acercaban a esa fecha de muerte.

¿Qué hicieron los judíos? Y ¿Qué debemos hacer nosotros en esos momentos?

Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca. 

Ve dice la reina Esther, que era una reina judía también… y entonces entraré a ver al rey, era Asuero…

Allí estaba la reina Basti primeramente con el rey Asuero pero fue muy vanidosa, orgullosa y el rey Asuero la quitó y pone a una de las tantas concubinas que tenía el rey y entre ellas estaba Esther que había sido tomada como una virgen judía y acompañaban al rey, pero no siempre estaban acompañando al rey, siempre que el rey la llamara ahí tenía que venir, pero había pasado mucho tiempo y el rey no la llamó y si ella iba sin que el rey la llamara, le ocurría la muerte, corría el riesgo de morir, pero ahora Mardoqueo que era un primo de Esther que cumplía la función de un padre con Esther le dice mira, tienes que hacer algo por este tema, y ella le dice no yo no puedo hacer nada porque si voy al rey me puede matar, entonces Mardoqueo que era del pueblo de Dios le dice, mira, si vos no actuas en el lugar donde vos estás, que tenés esa posibilidad si vos no lo haces de algún lugar Dios levantará a alguien y él lo hará con otro que no seas vos.

Entonces la reina Esther ahí entendió que tenía que jugarse por las cosas de Dios, y entonces le manda a decir justamente a Mardoqueo que iba a ir a hablar con el rey a ver que podía hacer con el rey para evitar esa masacre.

Y si perezco dice, que perezca, eso es jugarse por Dios, jugarse por las cosas de Dios.

¿Y qué sucede? el rey amaba mucho a Esther, había caído en mucha gracia ante el rey, queda descubierto el plan de Aman, este asesor es ahorcado y es liberado de esa sentencia el pueblo Judío, no podía borrar ese decreto porque una vez que sellaba con su anillo el rey, no se podía volver atrás, pero sí le dio la posibilidad a los judíos de defenderse, entonces los judíos se defendieron tuvieron el apoyo de Dios y no perecieron.

Como días en que los judíos tuvieron paz de sus enemigos y como el mes que de tristeza se es cambió en alegría, y de luto en día bueno que los hiciesen días de banquete y de gozo y para enviar porciones cada uno a su vecino y dádivas a los pobres.

Dios le había dado la victoria no habían perecido, la muerte no tomó al pueblo de Israel, pero Esther, Mardoqueo y todo el pueblo de Dios, tuvieron que actuar. ¿Qué tenemos que hacer en medio de estas batallas difíciles? tenemos que actuar, oraron y ayunaron  tres días, si algún ser querido, alguien que usted ama, está en una situación difícil, es muy sabio ayunar y orar, comentarlo también a la congregación porque siempre hay hermanos y hermanas que nos van a apoyar en oración y ahí será un gran ejército  que estará en oración y en ayuno son armas de destrucción masiva en el mundo espiritual y destruyen la obra del enemigo.

y le podemos agregar también aparte de la oración y del ayuno, la fe.

Jesús les dijo, por vuestra poca fe no pudieron echar fuera ese demonio, porque de cierto les digo que si tuvieras fe como como un grano de mostaza diréis a este monte pásate de aquí allá y se pasará y nada les será imposible, pero este género, no sale sino es con oración y ayuno y a veces viene la sombras de muerte sobre las personas que no se van a ir hasta no llevársela si alguien no ora y si alguien no ayuna, pero gracias a Dios que tenemos esas armas para usarlas, la oración, el ayuno y la fe, creer que lo que estoy haciendo, Dios me va a escuchar y Dios me va a responder.

Tenemos que alentar nuestro corazón que los problemas están, pero no nos dejó el Señor sin armas de defensa, tenemos la oración, tenemos el ayuno, tenemos la fe y también le podemos agregar otra arma muy poderosa, tenemos el ejemplo de Jacob, que en un momento el hermano mismo Esaú lo venía a matar, el decide pasar toda una noche peleando con el Ángel del Señor de una manera simbólica, pelearon pero para nosotros es un simbolismo de pelear en oración, en vigilia.

Cristo dijo, cuando vengan estos días, velen y oren si quieren escapar y aunque esto es muy básico y primario en el pueblo de Dios es lo más difícil de cumplir y de permanecer ir perseverando cada día, la oración, el ayuno, la fe y las vigilias pueden darle otra oportunidad  a ese moribundo porque la palabra de Dios es vida y resurrección.

Asique  usted no tenga miedo de transitar este camino estrecho y angosto que si vienen los problemas, usted tiene las armas espirituales para poder dar batalla.

Segundo: El consuelo de Dios

Hemos hablado cuando viene una situación pero la persona todavía no partió, hay que dar batalla, hay que pelear la batalla de la fe y si Dios se lo lleva nos quedamos tranquilo que el es soberano, porque debo explicar esto, usted puede orar, puede ayunar, puede tener fe, puede vigilar, pero si Dios decidió llevárselo él es soberano y se lo lleva.

Pero a veces pasa que es un muerte temprana, es una trampa del diablo porque la gente se muere por injusticia también, gente de bien está en su casa sale viene un ladrón le pega un tiro la persona tiene cuarenta años y se murió, fue una injusticia, no era la hora quizás que muera pero pasó. y si hay personas moribundas y hay alguien que clama y ora y no es la hora, quizás el Señor tenga  misericordia y lo saque de ese estado por eso hay una frase muy conocida, mientras hay vida hay esperanza y los que tienen más fe saben que aunque se mueren la gente si tienen fe en el Señor y es la voluntad de Dios aún lo resucita.

Yo soy la resurrección y la VIDA y todo creyente en mí no morirá jamás, aunque esté muerto vivirá. y vemos como Cristo resucitó al hijo de la viuda de Naim, cómo resucitó a Lázaro, la hija de Jairo, Jesucristo tiene poder y su nombre maravilloso no ha cambiado, su poder no ha menguado, Él es el mismo, ayer, hoy y por todos los siglos amén.

Esto es una dinamita en el mundo espiritual si nosotros lo ponemos por obra, pero a veces pasa que la gente parte de esta tierra y el creyente tiene que enfrentar también esa prueba, y cómo la vamos a enfrentar ahora si Dios decidió llevárselo, se fue de esta tierra, y hay gente que pasa meses, años y no sale de ese estado de tristeza de soledad de llanto, ¿Será que Dios quiere ver siempre a sus hijos así?

Es verdad que hay que hacer luto, es verdad que hay que llorar, pero la biblia dice que todo tiene su tiempo, es verdad que hay tiempo para llorar pero hay un tiempo para dejar de llorar, y mientras preparaba este mensaje Dios me hablaba que aquí hay personas que tienen que dejar de llorar, porque Dios no quiere que te pases la vida llorando. Si has tenido un impacto en tu vida y te ha dolido, es bueno llorar, bienaventurado los que lloran porque son ellos los que serán consolados, porque tenemos un Dios de toda consolación Él es maravilloso. Nos ha dejado el Espíritu Santo llamado por Jesús el consolador.

Pasamos momentos donde lloramos, la Biblia dice que David con sus seiscientos valientes les secuestraron a las esposas a sus hijos le quemaron todo, dice que lloraron hasta que les faltaron las fuerzas para llorar, hombres valientes, lloraron pero se levantaron y fueron a buscar al enemigo y Dios le dio la victoria.

2 Corintios 1:3-5 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

¿En cuántas tribulaciones nos consuela Dios? en todas, asique no hay excusa para llorar, siempre hay un tiempo viene el consuelo de Dios.

Cuando pasamos las pruebas estamos en el mismo camino que anduvo el Señor afligido pero también vendrá a nosotros el Cristo que consuela, para que nosotros como cristianos al ser consolados de esa pérdida de ese ser amado y lloramos pero buscamos a Dios y él nos consoló, recién ahí tendremos la autoridad para poder consolar a otros con las palabras que el Señor ponga en nuestra vida. A nadie de nosotros nos gusta pasar ese momento, con mi esposa perdimos un hijo, perdí a mi madre de joven, perdí hace poco a mi padre, perdí un hermano y no son momentos buenos, son momentos de llorar, y Dios te va consolando, y lloras y el Espíritu Santo viene y te fortalece y te consuela, y estás quizás unos días llorando, pueden ser meses llorando pero llega un momento que se terminó, el Señor te sanó el alma, no te vas a olvidar de esa persona pero estás sano, consolado para consolar a otros.

El otro día, estábamos filmando para la televisión, y me vino un testimonio de un hermano, (ahora él ya está en la presencia de Dios) que escuchó un mensaje como este, y lo habíamos enfocado en perdonarse a sí mismo, y el hacía veinte años que sufría un gran dolor por la pérdida de su hijo de nueve años, pero este dolor se acrecentaba porque él se sentía muy culpable, porque el único día que no le fue a buscar a la escuela, un auto lo atropelló y lo mató, contó eso después que en un retiro dimos esta palabra, y él contaba y decía, yo no me podía perdonar esto, sabía que Dios me había perdonado pero yo no me podía perdonar eso, y entonces entendió, y entiéndanlo todos los que están aquí que quizás perdieron seres queridos y lo primero que viene es la culpa, y dicen, porque no tuve mas tiempo, porque no estuve ahí, porqué aquí, porqué allá, por qué no le dije estas palabras. Él entendió que si Dios nos perdonó a cada uno de nosotros todos nuestros pecados, fallas, culpas nos perdonó todo, ¿Quién somos nosotros para no perdonarnos a nosotros mismos? Dios sabe que pecaste que te equivocaste, pero tienes que saber que Él ya te perdonó y seguro que lo sabes, pero tienes que perdonarte a ti mismo porque no eres más que Dios.

Entonces, Él te sana de ese luto, lloras, viene el consuelo de Dios, si Dios no produce el consuelo, podría pasar como este hermano, veinte años de dolor, por la pérdida, por la culpa.

Hay gente que dice; ¡Yo nunca podré ser sanado! este dolor lo tendré toda mi vida, lamentablemente, y algunos mueren de tristeza, pero no quiere eso Dios, porque Dios, es Dios de consolación, yo nunca habría podido hablar de esto si no lo hubiera pasado, muchos quieren ser pastor, pero hay que pasar situaciones tan difíciles que del único que te tienes que agarrar es de Dios, y cuando el Señor te saca de ahí, comienzas a ser un hombre una mujer de acero pero porque te das cuenta que si Dios te saca de ahí, te puede sacar de cualquier situación, y entonces entiendes del gran amor de Dios.

Y el amor de Dios hecha fuera el temor, porque el amor de Dios ha sido derramado en cada uno de nuestros corazones, déjate consolar por Dios, no es un signo de debilidad espiritual, porque cuando tu eres débil, entonces eres fuerte porque vienen las fuerzas del Señor dice San Pablo a los Corintios, como aquel a quien consuela a su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalén tomareis consuelo Isaías 66:13. El Dios de toda consolación, entonces se cumple esa palabra que tantas veces oíste, De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo.

Porque el gozo del Señor hermanos queridos, será nuestra fuerza.

Si ese ser amado no murió, no llores, ten fe, y actúa, con oración fe, ayuno, vigilia, demuéstrale que mientras esa persona está con vida, tú vas a pelear la batalla de la fe.

Segundo, no te pases la vida llorando si un ser querido tuyo partió, no te pases toda la vida llorando, ten fe que el Señor te va a consolar, que el consuelo de Dios es real como una madre consuela a su hijo, así Dios nos consolará.

Tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; Eclesiastés 3:4

Cuando el Señor había visto a una mujer que había perdido a su hijo, el Señor dice que se compadeció, y cuando el Señor la vio, al compadecerse de ella, le dijo, no llores es como que el Señor, sabiendo que puede hacer un milagro, dice; ¡No llores!, aunque ese joven había muerto, Él tenía el poder de resucitarlo y le dice mujer ¡No llores!, yo estoy aquí, el Señor te dice en esa situación que estás pasando que no te desequilibre, que no te desespere que no te la pases la vida llorando, ¡No llores! ¡Yo estoy aquí! te dice el Señor, puede ocurrir un milagro, Dios puede hacer una obra, ¡No llores! ten fe, mantente en fe, Dios puede obrar con milagro, y el Señor le resucitó allí el hijo.

¡No llores! viene el milagro, porque el Señor está también contigo.

Nos encontramos que si hay un conflicto grave, tengo que actuar con fe, no tengo que llorar, si alguien partió, tendré un momento de llanto pero no puedo pasar la vida llorando, seré consolado, de alguna manera u otra Dios te dice no te pases la vida llorando, no llores, a la mujer le dice, en esa situación, quién no va a llorar, perdió el hijo, ¡No llores! cuando al Apóstol San Juan se le revela todo lo que iba a pasar, lo que está pasando ahora en apocalipsis, había un rollo con siete sellos. Dice que cuando se desaten cada uno de esos sellos, comenzará Dios con todo su plan sobre la tierra, y dentro de esos siete sellos, está que el tomará a satanás a sus demonios, falso profeta y los enviará al lago de fuego y azufre, resumiendo todo lo que va a pasar, y claro, el diablo no quería que nadie abriera esos sellos, entonces dice el texto, que Juan, el gran apóstol, el que sanaba enfermos, el apóstol del amor, el teólogo, el que tuvo esta experiencia impresionante el que vivió como cien años, el que tenía la experiencia de oír el latido del corazón de Jesús, porque dormía en el pecho, a él lo corrigen y también le dicen, no llores, y uno de los ancianos me dijo ¡No llores! ¿Por qué lloraba? porque el veía que nadie podía abrir los sellos, nadie era digno, ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, no había nadie que pudiera abrirlo, y Juan se puso a llorar.

A veces vienen situaciones a tu vida que decís de acá no me saca nadie, de este pozo  no me saca nadie, y así estaba Juan, nadie puede abrir, viene un desastre el diablo tendrá la victoria, viene la destrucción y no habrá justicia de parte de Dios.

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos. Apocalipsis 5:5.

Cuántos saben que Jesucristo ha vencido y está vivo y Él nos dice, no lloren entonces, Él tiene el control, el poder y la autoridad.

El que lo busca lo hallará, el que va a Él con sus cargas, vengan a mí si están cargados y trabajados que yo los aré descansar, Él es nuestro pastor nada nos faltará, el que a mí viene yo no le hecho fuera, Él está con nosotros todos los días hasta el fin, Jesús está, tiene el poder, ha vencido, no llores, y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones,

Que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.

Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Apocalipsis 5:10-13.

Cuántos creen en las escrituras, aquí está todo escrito, aun lo que va a suceder en el futuro, y ya Dios les está diciendo a su pueblo, hey porqué están así preocupados, cargados o llorando si ya está escrito que la victoria la tiene cristo y nosotros en su nombre también la tenemos, no llores, hay victoria siempre en el nombre de Jesús, hoy mañana, y siempre, por lo tanto hermanos nos toca solamente hacer nuestra parte, haz tu parte, no llores, recibe el consuelo, no llores y no debemos llorar porque cristo, tiene la victoria  para toda la Iglesia, la victoria ya se obtuvo.

¿Y cuándo tendrá la victoria Jesús? ¿Y cuándo tendremos la victoria todos nosotros? muchos cristianaos andan preguntándose eso, cuándo obtendrá la argentina la copa América, usted ahora no pregunta eso, porque ya la obtuvo, hace dos mil años que Jesús ya obtuvo la victoria muriendo por todos los pecadores en la cruz del calvario y todo aquel que le recibió tiene la victoria, tiene la vida eterna.

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

Suscribete a nuestro Boletín

únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestra Iglesia.

Horarios de Reunión

  • Miércoles 19hs Culto General.
  • Sábado 10hs-Adolescentes 19hs-Jóvenes.
  • Domingo 10hs y 18hs Culto General.

Teléfono y Dirección

¿Dónde? Calle 24 nº 1569 entre 64 y 65
Teléfono +54 9 221 453 3972

Escribenos

Completa el siguiente formulario para ponerte en contacto con nosotros

9 + 14 =

Ubicación

Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas prédicas y actualizaciones de nuestra iglesia.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Comparte esta Prédica

¡Puedes Compartir esta publicación con amigos y hermanos en Cristo que necesitan la palabra de Dios!