Gigantes de este Tiempo

Pastora Graciela Sforza

El mensaje es, Gigantes de este tiempo, tenía muchos nombres para ponerle, pero yo no hablo nada que no conozca, que no haya vivido, no hablo nada que el Señor no me ministre a mi primero, porque yo tengo que probar que lo que les voy a decir funcione, porque si a mí me funciona a usted también le va a funcionar.

Lo que estamos viviendo en este tiempo estamos haciendo realidad lo que está escrito en la palabra de Dios, lo estamos vivenciando, por eso gigantes de este tiempo, porque es lo que cada uno de nosotros vivencia cada día, pero muchas de esas vivencias, no son las que Dos quiere para nuestras vidas, sino las que nosotros adoptamos, la que el enemigo que nos miente que nos engaña, que nos trae cosas malas que nunca debieron salir del infierno de donde el vino, vienen a nuestras vidas  y nos atacan, pero hoy quiero en el nombre de Jesús, después de orar mucho de estar en comunión con el Padre, con el Hijo y el Espíritu Santo, y traerles una palabra que a usted le sirva para poder defenderse de los embates de la vida y salir adelante con la bandera que diga soy un vencedor, soy un victorioso, soy una persona que los gigantes no me asustan, porque los gigantes están detrás mío y no me pueden tocar , ni pueden tocar a mi familia, ni pueden tocar a mis finanzas, ni pueden tocar mi salud, en el nombre de Jesús será echo, pero si usted hace lo que le voy a enseñar  en esta noche.

el primer pasaje que quiero leerles para que no haya confusión alguna, quiero hablarles de algo que me toca mucho, y es de cosas que suceden en los hogares que son esos gigantes que les estoy hablando, de cosas que suceden en el intelecto, de cosas que suceden en la mente de cosas que suceden en nuestro alrededor, y nosotros creemos que está bien, pero no está para nada bien, pero para poder revertir estas circunstancias y vencer a estos gigantes, debemos hacer algo pero no quiero que haya lugar a confusión, y es hacer guerra, entrar en un cuarto de guerra, como en la película Cuarto de Guerra, entrar a nuestro cuarto de guerra y vencerlo, pero cuidado, escuche este pasaje que se lo voy a dar como primicia para que usted lo tenga como rhema, porque acá no es andar peleándose con el diablo, no me vaya a confundir los términos  porque no es lo que yo estoy diciendo, yo no lo estoy mandando a pelear con el diablo,  yo lo estoy mandando a lo que dice la biblia en Santiago 4:7  Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Que quede claro hermanos, yo no les estoy mandando que se pele con el diablo que lo reprenda que esto, que aquello, ¿Por qué? , porque son legiones, porque son espíritus que nosotros no vemos y ellos si nos ven a nosotros, por eso, tenemos que decirle que el Señor te reprenda satanás, yo no quiero saber nada con vos, yo me someto a Dios, y entonces, al someterme a Dios, el diablo huirá de nosotros, si yo me santifico, si yo me someto al Señor, si yo hago su voluntad, el diablo no me podrá tocar, porque voy a estar en su mano y lo que está en su mano nadie lo arrebatará, a veces cometemos ese error, de ponernos a tirarle dardos y ahí nos tira con un bombazo y decimos ¿Qué pasó acá? estamos haciendo las cosas mal, la Biblia me dice que lo debo resistir, y que no significa que no debo hacer guerra espiritual, sí debo hacerla, pero a la manera de Dios, el Señor lo hacía porque él tenía la autoridad, de Dios, pero nosotros tenemos que resistir al diablo y huirá de nosotros, someternos a Dios, y Dios, lo echará fuera de nuestras vidas, ¿estamos de acuerdo con eso? ¿Quedó claro? ¿No hay duda de lo que le estoy diciendo? entonces podemos proseguir, no quiero a nadie confundido, una de las cosas que yo estoy viendo hermano y que me duele en el corazón, cuando hago consejería, cuando atiendo el teléfono, cuando llamo a una persona, cuando me cuentan los problemas de otro, soy pastora, consejera, soy amiga, madre, hermana, amo a las personas, oro por ustedes, y me gusta saber cómo está cada oveja, cuando escucho del otro lado del teléfono toda la problemática del pueblo de Dios, llego a la conclusión que  hay gigantes arriba de nosotros que nos cuesta vencer , yo no les hablo nada que a mí no me haya costado, que yo no lo haya vivido,  si a mí me funciona a usted también, porque Dios no hace acepción de personas.

Los gigantes serán vencidos con… el Señor en la Biblia  en Ezequiel me habla de gigantes al lado nuestro, que somos pequeñitos, que tenemos pocas posibilidades, que nos sentimos menos que otras personas, que nos sentimos menos que los problemas, que nos sentimos apabullados, atrapados, que sentimos que no podemos salir, que estamos ahí encerrados, que este no cambia, mi hijo tampoco, que mi marido no da bolilla, que mi hijo se porta mal y que no lo puedo contener y que no puedo educarlo y que no puedo salir de este problema, que mis finanzas no me alcanzan, que todo se termina, pero hoy vamos a aprender cómo salir y vencer al gigante .

Uno de los primeros gigantes que encontré en la biblia está en Ezequiel 8:10-11   Entré, pues, y miré; y he aquí toda forma de reptiles y bestias abominables, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared por todo alrededor.

Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Safán en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y subía una nube espesa de incienso.  

 Los ídolos, ¿Cómo? ¿Usted tiene ídolos? acaso tiene una imagen, le prende vela, no, no se trata de ese tipo de idolatría, se trata de otro tipo de idolatría,  porque idolatría, es todo aquello que yo pongo en primer lugar o que le doy más importancia de la que tiene que tener.

Muchas veces dejo de congregarme porque el nene tiene que hacer los deberes, mucha tarea que realizar, porque me puedo contagiar, sin embargo voy a la plaza, voy al supermercado, voy a ver a fulana, que está con problema, voy a otros lugares, voy a mirar vidrieras, ¿y la casa de mi padre? ¿Cómo es eso? ¿No se llama idolatría? ¿No se llama egocentrismo? ¿No se trata de mí mismo? ¿Y cómo tengo la bendición del altísimo si no estoy en su casa buscándole con todo mi corazón? acá hay un protocolo que no hay en la tienda que vamos a ver vidriera, que no hay en el supermercado, hay acá, y acá no se va a contagiar de covid, pero yo no le aseguro que no se contagie en otro lado, de hecho, todos los que se han contagiado, ninguno se contagió en la Iglesia, porque hay un protocolo extremadamente monitoreado  por los profesionales.

Fíjese hermano cómo el enemigo nos engaña y nos vamos enfriando, con esto de la pandemia, que no nos ponemos abrazar, que no nos podemos dar un beso.

Entonces, la Idolatría, dejemos de lado la idolatría, porque eso solamente son escusas que están en aquello que no va a llevar al desánimo, cada vez tengo menos ganas y cada vez tengo menos deseos de hacer lo que Dios me manda, cada vez tengo menos ganas de ponerme a orar, los diez minutos de oración son, Señor bendice los alimentos, bendice a mi hermano, a mi hijo, a mi padre, amén!

y cada vez nos vamos alejando más de lo que es entrar a la presencia del Señor, y cómo no va a pasar esto si estamos idolatrando un montón de situaciones un montón de circunstancias, que nos convierten en

personas idólatras, porque el covid, la pandemia, enfríe, entibie y deprima a la gente del mundo, bueno, yo no lo puedo resolver, pero que le pase a cada uno de mis hermanos yo no lo puedo soportar, y por eso hermanos, he tomado una decisión, y a lo último se lo voy a contar, lo que estoy haciendo y lo invito a usted a hacer lo mismo.

Nos entra el desánimo, no digo depresión ni bajón, porque por ahí uno lo tiene, pero es muy difícil porque somos cristianos, tenemos a cristo y dependemos de su gracia, cuántos necesitan la gracia de Cristo.

el desánimo son mentiras y amenazas que nos neutralizan, y eso él lo primero que viene a nuestras vidas como hijos de Dios, mentiras y amenazas, que si vas va a pasar esto que si te quedas el nene va a poder hacer la tarea, que si no tu marido se puede enojar  porque no le cocinaste, yo no sé cocinar, y mi marido no se enoja porque yo no cocino, a él le encanta cocinar y a mí me gusta hacer todas las otras cosas de la casa, y el Señor me da la fuerza, porque tengo poca, pero él me está ayudando a poder lograr y complementarnos el uno con el otro, pero todo eso tiene un costo.

No permitamos hermanos que el desánimo se apodere de nosotros, porqué es mentira,  pero te propongo algo, busquemos juntos un renuevo,  un renuevo que venga de parte de Dios,  por eso invocamos al Espíritu Santo en este día, por eso le pedimos al Señor que esté presente en este lugar en este preciso instante, en este día tan glorioso que el Señor preparó para vos y para mí, no le demos lugar a la idolatría.

Porque la idolatría, no es solamente le reitero, prenderle una vela a una imagen, ¡No!, no es eso solo, idolatría también es dejar de congregarme, porque ahí es donde Dios envía bendición y vida eterna, me pasan mil cosas, me siento mal, te falta la bendición hermano, no tenés bendición, si te faltan tantas cosas y te suceden tantas otras, es porque te falta la bendición, ¿y dónde está la bendición? donde están los hermanos juntos y en armonía, porque allí es donde el Señor envía bendición y vida eterna.

Yo no me quiero perder el cielo, yo no me voy a perder el cielo, yo no le voy a dar el gusto al enemigo, yo le dije un día, ¡Hasta acá llegaste! yo voy a trazar de tras mío y te invito que hagas lo mismo, voy a trazar una línea la sangre preciosa del cordero, y le voy a recordar al enemigo, hasta acá llegaste satanás, podrán venir pruebas, podrán venir dificultades, pero la sangre de Cristo no te va a permitir que pases, no estamos exentos de pasar pruebas, pero si estamos dispuestos a recibir la bendición de Dios, si hacemos lo que el Señor nos dice, si hacemos lo que él nos manda, si hacemos lo que él quiere que hagamos, someternos a él, vivir debajo de sus alas, estar en sus manos para que nadie nos arrebate y recordarle al enemigo que detrás de mí, todo mi pasado quedó atrás.

 Si antes pequé, si antes me equivoqué, si antes estuve desanimado y deprimido, la línea está acá detrás de mí con la sangre de cristo, el enemigo está detrás de la línea, delante de la línea está e Espíritu Santo que hoy hemos invocado.

La violencia, mire lo que dice la Biblia, en Ezequiel 8: 17 Y me dijo: ¿No has visto, hijo de hombre? ¿Es cosa liviana para la casa de Judá hacer las abominaciones que hacen aquí? Después que han llenado de maldad la tierra, se volvieron a mí para irritarme; he aquí que aplican el ramo a sus narices.

Cómo está el mundo hoy, cómo están los influencer como les dicen ahora, a esa gente que influencia a nuestros hijos incluso a nosotros mismos con violencia, con maldad, eso es lo que predomina, que cree que es el aborto, que cree que son esas personas que no tienen identidad que no saben ni lo que son, eso es violencia, porque una persona que no tiene esa violencia en su vida, tiene la seguridad de quién es tiene la certeza de que no es un asesino, o una asesina, tiene la certeza de que es un hijo de Dios, y que está en esta tierra para bendecir sabiendo que camino como lo que verdaderamente soy, una hija de Dios, una hija bendecida por el poder del Espíritu Santo que está en este lugar, hoy viniste acá porque querés oír verdad, y yo te estoy diciendo la palabra del Señor, que esa sí es verdadera, es fiel y no se equivoca.

Otro de los flagelos, otro de los gigantes, la droga, a los adolescentes tenemos que cuidarlos muchísimo, a nuestros jóvenes, porque empiezan con las pastillas de la abuela, no me refiero a la banda de rock, no es con las pastillas de los abuelos, es con la droga, lamentable en este mundillo se mueve mucho la droga, y hoy nuestros hijos están sufriendo ese flagelo, hijos de mis hermanos están sufriendo ese flagelo, pero digámosle al diablo, hasta acá llegaste satanás.

La línea marcada de tras mío con la sangre de Cristo está bien vigente desde el día que él murió en una cruz y resucitó al tercer día y no tenés derecho, no tenés autoridad porque yo estoy asido de Cristo Jesús, yo estoy sujeta a Cristo Jesús, yo estoy sometida a Cristo Jesús, y si yo me someto al Señor él reprenderá a satanás  por mí.

Asique diablo es hasta acá, llegaste hasta acá, ya no podés seguir más, porque esto es tu límite,  la sangre del cordero, mi vida está escondida con Cristo en Dos.

Pero para todo esto, hay que pelear la batalla, hay que animarse a hacer la voluntad de Dios, hay que dejar de lado el desánimo, hay que buscar a Dios en oración, hay que buscar a Dios como él quiere que le busque, y no es fácil, yo sé que no es fácil, muchas veces a mí me cuesta hermanos, mi vida es una vida consagrada de hace muchos años a Cristo, yo vivo para Cristo, porque él me llamó, me ungió, me designó pastora, y aquí estoy sirviéndole con todo mi corazón, pero  aun así a veces a mí me cuesta cuanto más a usted le va a costar, pero estamos aquí para renovarnos, yo les dije, les invito a que busquemos un renuevo, a que juntos busquemos un renuevo, yo lo necesito ¿Y usted?

y mire lo que dice la Biblia, se volvieron a mí para irritarme; he aquí que aplican el ramo a sus narices. Droga ya en tiempos de Ezequiel, usted puede sacar adelante a su familia si se lo propone porque con la ayuda del Señor todo es posible, porque para Dios no hay nada que sea imposible, osino yo no estaría parada en este lugar, para mi Dios no hay cosa que sea difícil, y todos tenemos cosas de qué arrepentirnos, hoy es tiempo de arrepentimiento hoy es tiempo de renuevo, hoy es tiempo de buscar justicia, justicia de parte de Dios. hoy es tiempo quizás en que alguno de nosotros se nos ha ido un familiar amado por este covid, pero un día será el lloro y al otro día vendrá la alegría, mi hermano hace un mes partió de esta tierra, donde está yo no lo sé, Dios lo sabe, yo le he hablado de Cristo, pero tengo la certeza, tengo la fe suficiente, y para eso me alcanza la fe, de que la palabra de Dios no vuelve vacía, yo sé que le he hablado de Cristo, quizás también en un momento me vino el desánimo, le cuento esto para que usted sepa que no solamente a usted le pasa esto, me pasó a mí, en el primer momento me vino desánimo y decía, he llevado tanta gente a los pies de Cristo, he llevado tanta gente a tu casa, cuanta gente se ha convertido con dar una palabra, con un seguimiento, con esto, con aquello, que a mi propio hermano no le he podido alcanzar con la palabra de Cristo, si bien le he predicado, le he hablado pero nunca quiso saber nada con Jesús , y ahí el Señor me dio una palabra que alentó mi corazón, la primera fue un día será el lloro y al otro vendrá la alegría entonces yo entendí que no puedo quedarme llorando toda la vida porque no sé si mi hermano se convirtió, sé que se murió pero no sé dónde está ahora, yo creo, tengo fe, tengo esperanza, tengo la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve de que él está en la presencia de Dios, porqué, porque el Señor me dice en su palabra, nunca la palabra de él volverá vacía, y el día que mi madre partió, junté a  mis dos hermanos y les dije, si ustedes no se convierten a Cristo, nunca van a volver a ver, esta será la última vez , porque donde ella va ustedes no van a poder ir, porque ella se va con Cristo, ella ya está con él, si ustedes quieren volver a ver a mamá, tendrán que volverse a Dios de todo corazón y se los digo delante de su cuerpo en memoria de ella se los dije a los dos, uno de ellos se convirtió de todo corazón, el otro que es el que partió también.

No me toca a mí juzgar sonde van los hombres le toca a Dios, me dio una palabra rhema, su palabra, nunca volverá a él vacía.

Ésta es otra cosa en la que me quiero detener un poco más, porque es lo más estoy viendo, últimamente y es el hogar, en los hogares, como la gente está mucho tiempo junto el matrimonio, yo sé que no es fácil, que estar con el esposo, con los hijos todo, trabajando desde casa estamos compartiendo más tiempo que lo común, de lo que estábamos acostumbrado, y muchas veces empiezan los roces, las discusiones por los hijos, tíos, abuelos por lo que fuere, y me han llegado a decir, mi marido, me casé con un diablo, no hermana no te casaste con un demonio, se llama fulano de tal le digo, eso dice porque usted es pastora, usted no lo conoce, no sabe lo que es, ¿Y vos cómo sos? y acá es donde quiero que nos detengamos, porque hermanos queridos, es el deseo de mi corazón, que los matrimonios puedan gozarse el uno al otro, que los matrimonios puedan disfrutarse el uno al otro, pero ¿Cómo voy a lograr eso si todo lo que hablo? mi marido es esto, mi marido es un haragán, mi marido es borracho, mi marido es un adúltero, mi marido es un vago, ¿Cómo? yo entré a mi cuarto, y gracias a Dios en mi casa tengo un vestidor … yo quiero que usted vea la película, hay una película que se llama Cuarto de Guerra, véala, yo la miré cuatro veces para hoy estar predicándole a ustedes y esa viejita me enseñó tanto, pero tanto, que yo dije, tengo que trasmitir lo que aprendí.

Nos pasamos muchas veces, muchísimo tiempo viendo los defectos de nuestra  pareja de nuestros hijos, en lugar de llevarles la palabra, pero no ser obsesivos ¡Tenés que convertirte!

¡No! ¡No! ¡No! ¡No!, pare un poco, tenemos que llevarle la palabra con nuestro ejemplo, seguramente ya le habrá predicado, ya le habrás orado, ya le habrás reprendido, ya le habrás echo todo, todo, lo que te

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

queda ahora, si es a tu esposo, si es tu hijo, dale amor, no ser permisivos en lo malo que es diferente, pero que sepan que lo que les deseas es por amor, esta persona que querés que se convierta o que no te trate mal, si te trata mal tratalo bien, tenemos que entrar al cuarto de guerra, pero como le dije al principio, en Santiago, «someteos a Dios» sin entrar en esa guerra, diablo te reprendo, tenemos que empezar ahí sentadito con la palabra de Dios, si usted se pusiese a leer las promesas que tenemos acá, nunca te voy a dejar, nunca te voy a abandonar, siempre voy a estar contigo, en todo tiempo, en todo lugar, yo voy a estar para consolarte, para bendecirte, y Moisés le dice, pero Señor, si tú no vienes conmigo yo no voy a ninguna parte, yo estaré contigo, mi presencia irá contigo, te daré descanso, vas a estar bendecido y conducirás a mi pueblo, y el Señor en todo momento y lugar nos está dando promesas, si yo obedezco su palabra y si tomo la posición de guerrero, o guerrera, me pongo en mi cuarto de guerra, con la palabra de Dios, anoto las promesas de mi padre pego en la pared, y le digo Padre te pido estas promesas, acuérdate que tú me las prometiste que me las darías, que son mías, eso es hacer guerra, te pido esto para mi hijo, porque mira lo que está sufriendo, lo  que está pasando, y ahí el Señor nos va a empezar a mostrar nuestras actitudes, hablo de las mujeres, y cada esposo siéntase identificado también, porque habrán muchos esposos que critican a sus esposas también.

Unas esposas dicen mi marido es esto, es lo otro, pero… ¿Vos cómo sos? Señor mostrarme, Señor necesito que me muestres, necesito que me digas en qué estoy fallando yo, porque yo me creo perfecta, que haga todo bien, porque voy a la Iglesia, predico su palabra, ¿Cuánto amas? ¿Cuánto perdonas? ¿Cuánto callas? ¿Cuánta sabiduría tenés para responder? porque las peleas vienen cuando la sabiduría se va de paseo, porque nosotros la soltamos para que se vaya, porque no somos mujeres inteligentes  que tomamos la sabiduría y la bajamos a nuestra mente, a nuestro corazón  y tratamos con amor al hombre que está a nuestro lado, si tratamos con amor al hombre que tenemos al lado, podrá decirnos lo que nos diga, pero yo voy a estar feliz porque vivo por Cristo no por el hombre que tengo al lado, porque el hombre que tengo al lado no me puede dar nada, pero Cristo me puede dar todo, yo tengo que tratar con amor al hijo o a la hija que tengo al lado que se porta mal y que no obedece, sin acceder a lo malo que esté haciendo y nunca pelearme con mi marido o mi mujer por mis actos, al contrario, tiene que ser un conglomerado entre él y yo y mis hijos serán una bendición, y lo son, pero hay rodillas hermanos, hay clamor y hay arrepentimiento, porque yo me equivoco, erro, pero necesitamos pedir perdón, al Señor primeramente y pedirle que nos muestre nuestros errores, preferimos ir a una plaza como les dije al principio, porque los chicos necesitan distracción, pero si antes no tenés la bendición, la distracción se volverá obstrucción, en lugar de distracción, ¿me está entendiendo? entonces hermanos busquemos nuestro cuarto de guerra, busquemos ese lugar donde podamos someternos a Dios para que sometidos a él, él cumpla su palabra que está en Santiago 4:8 Sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.

Pero yo me tengo que someter, y cómo me someto? en oración, en el cuarto de guerra, Señor doblo mis rodillas delante de tu presencia, clamo a ti para que me muestres mis errores, para que me muestres lo mal que me estoy comportando para que me muestres  que no me equivoco solamente yo, para que me muestres que no se equivoca solamente mi conyugue, o por la persona que estamos orando, sino que también yo me equivoco, yo Señor quiero que me ayudes, el vino así, vos le respondiste asá, en lugar de ser sabia y permitir que la sabiduría tome el control de la situación y mejor es callar, aún el necio cuando calla es sabio y no significa que seamos tontas, pero a veces queremos tener autoridad que la misma sabiduría o que el Espíritu Santo.

¿Y qué ganamos? una pelea, seamos sabios hermanos y actuemos correctamente como Dios quiere que actuemos, el que nos juzga es el Señor, el que nos bendice es el Señor, pero nosotros necesitamos buscar esa bendición, nosotros necesitamos someternos a Dios, resistir a l diablo y el diablo huirá de nosotros y ahí está nuestra victoria.

Ahí está nuestra autoridad, yo no le digo que van a cambiar las cosas de aquí a mañana, pero usted comience con diez minutos y esos diez minutos se le van a hacer eternos, porque en esos diez minutos usted va a estar pensando en todo lo que tiene que hacer todo lo que le faltó, pero va a llegar el momento que estar en la presencia de su Dios, va a ser tan deleitoso se quedará dormido o dormida en los brazos de su padre y se despertará con la conciencia y la satisfacción de decir ¡Señor! me sometí a ti, le resistía l diablo y ha huido de mi vida y de mi casa de aquí y para siempre.

La línea está atrasada con la sangre del cordero detrás de mi vida ya el enemigo n me puede acusar, pero yo necesito someterme a Dios, no significa que seamos tontos, no, significa que seamos sabios, la respuesta blanda aplaca la ira dice la Biblia, pero si yo me pongo a discutir, y no, no me estoy sometiendo nada ni estoy usando la sabiduría, estoy actuando neciamente y eso es lo que voy a obtener, necedad en lugar de sabiduría, dificultad en lugar de bendición. yo también necesito la bendición de Dios, yo necesito que Dios me bendiga.

Yo necesito que Dios limpie mi casa yo necesito que mis hijos estén en sujeción.

Pero para eso, tengo que ir al cuarto de guerra. si no voy al cuarto de guerra bajo las pautas de Dios, difícilmente alcance lo que Dios tiene preparado para mí para mi vida, y pasaré mi vida en angustia, en desánimo, en enfermedad, pasaré mi vida en dolor, y ese no es el plan de Dios ni para vos ni para mí.

Ahora fíjese esta palabra que les voy a dejar, Resiliencia, es la capacidad de saltar todas las dificultades, eso solo lo hacen los valientes.

No deje para mañana, empieza hoy, el Señor te dice  la primera es la de Santiago, 4:8 si hago eso tengo la mitad de lo que escuché hoy ya está, la otra mitad está aquí,  Deuteronomio 30:19 he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

Lo bueno es la primer palabra rhema, lo malo es no hacerlo, escoja usted para qué vino, usted y su casa y Dios hará su parte porque él no miente, porque él no es hombre para mentir, ni hijo de hombre para que se arrepienta, ese es nuestro Dios, ese es el Dios que hemos conocido, por el que nos hemos jugado, ese es el Dios por el cual nosotros hemos dejado todo, y hemos dedicado nuestra vida a su servicio, ¡Yo quiero servir! ¿Cuánto tiempo le dedica a tu padre, a tu cuarto de guerra? horas que estás peleándote con tu familia, en lugar de estar esas horas orando a tu padre celestial y en la tierra el Espíritu Santo llevándole los mensajes de tu oración, para que te vaya bien en la vida escoge tu si has de vivir o si has de morir, si usted hace lo primero le vendrá vida, si hace lo que usted quiere, elija usted lo que vaya a hacer, yo ya elegí, y me va bien tengo toda mi casa para la gloria de Dios sirviendo le a él. al que nos ama, al que nos consuela al que nos conforta, al que nos prospera,  al que nos bendice, la plata no me alcanza, que te va alcanzar si ni siquiera te congregas, que te va alcanzar, no te alcanza ni para ofrendar ni para diezmar, que te va a alcanzar si ni siquiera cumplís con los mandamientos, pero hoy, Dios le ha ofrecido un renuevo.

 

 

 

 

 

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

El mensaje es, Gigantes de este tiempo, tenía muchos nombres para ponerle, pero yo no hablo nada que no conozca, que no haya vivido, no hablo nada que el Señor no me ministre a mi primero, porque yo tengo que probar que lo que les voy a decir funcione, porque si a mí me funciona a usted también le va a funcionar.

Lo que estamos viviendo en este tiempo estamos haciendo realidad lo que está escrito en la palabra de Dios, lo estamos vivenciando, por eso gigantes de este tiempo, porque es lo que cada uno de nosotros vivencia cada día, pero muchas de esas vivencias, no son las que Dos quiere para nuestras vidas, sino las que nosotros adoptamos, la que el enemigo que nos miente que nos engaña, que nos trae cosas malas que nunca debieron salir del infierno de donde el vino, vienen a nuestras vidas  y nos atacan, pero hoy quiero en el nombre de Jesús, después de orar mucho de estar en comunión con el Padre, con el Hijo y el Espíritu Santo, y traerles una palabra que a usted le sirva para poder defenderse de los embates de la vida y salir adelante con la bandera que diga soy un vencedor, soy un victorioso, soy una persona que los gigantes no me asustan, porque los gigantes están detrás mío y no me pueden tocar , ni pueden tocar a mi familia, ni pueden tocar a mis finanzas, ni pueden tocar mi salud, en el nombre de Jesús será echo, pero si usted hace lo que le voy a enseñar  en esta noche.

el primer pasaje que quiero leerles para que no haya confusión alguna, quiero hablarles de algo que me toca mucho, y es de cosas que suceden en los hogares que son esos gigantes que les estoy hablando, de cosas que suceden en el intelecto, de cosas que suceden en la mente de cosas que suceden en nuestro alrededor, y nosotros creemos que está bien, pero no está para nada bien, pero para poder revertir estas circunstancias y vencer a estos gigantes, debemos hacer algo pero no quiero que haya lugar a confusión, y es hacer guerra, entrar en un cuarto de guerra, como en la película Cuarto de Guerra, entrar a nuestro cuarto de guerra y vencerlo, pero cuidado, escuche este pasaje que se lo voy a dar como primicia para que usted lo tenga como rhema, porque acá no es andar peleándose con el diablo, no me vaya a confundir los términos  porque no es lo que yo estoy diciendo, yo no lo estoy mandando a pelear con el diablo,  yo lo estoy mandando a lo que dice la biblia en Santiago 4:7  Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

Que quede claro hermanos, yo no les estoy mandando que se pele con el diablo que lo reprenda que esto, que aquello, ¿Por qué? , porque son legiones, porque son espíritus que nosotros no vemos y ellos si nos ven a nosotros, por eso, tenemos que decirle que el Señor te reprenda satanás, yo no quiero saber nada con vos, yo me someto a Dios, y entonces, al someterme a Dios, el diablo huirá de nosotros, si yo me santifico, si yo me someto al Señor, si yo hago su voluntad, el diablo no me podrá tocar, porque voy a estar en su mano y lo que está en su mano nadie lo arrebatará, a veces cometemos ese error, de ponernos a tirarle dardos y ahí nos tira con un bombazo y decimos ¿Qué pasó acá? estamos haciendo las cosas mal, la Biblia me dice que lo debo resistir, y que no significa que no debo hacer guerra espiritual, sí debo hacerla, pero a la manera de Dios, el Señor lo hacía porque él tenía la autoridad, de Dios, pero nosotros tenemos que resistir al diablo y huirá de nosotros, someternos a Dios, y Dios, lo echará fuera de nuestras vidas, ¿estamos de acuerdo con eso? ¿Quedó claro? ¿No hay duda de lo que le estoy diciendo? entonces podemos proseguir, no quiero a nadie confundido, una de las cosas que yo estoy viendo hermano y que me duele en el corazón, cuando hago consejería, cuando atiendo el teléfono, cuando llamo a una persona, cuando me cuentan los problemas de otro, soy pastora, consejera, soy amiga, madre, hermana, amo a las personas, oro por ustedes, y me gusta saber cómo está cada oveja, cuando escucho del otro lado del teléfono toda la problemática del pueblo de Dios, llego a la conclusión que  hay gigantes arriba de nosotros que nos cuesta vencer , yo no les hablo nada que a mí no me haya costado, que yo no lo haya vivido,  si a mí me funciona a usted también, porque Dios no hace acepción de personas.

Los gigantes serán vencidos con… el Señor en la Biblia  en Ezequiel me habla de gigantes al lado nuestro, que somos pequeñitos, que tenemos pocas posibilidades, que nos sentimos menos que otras personas, que nos sentimos menos que los problemas, que nos sentimos apabullados, atrapados, que sentimos que no podemos salir, que estamos ahí encerrados, que este no cambia, mi hijo tampoco, que mi marido no da bolilla, que mi hijo se porta mal y que no lo puedo contener y que no puedo educarlo y que no puedo salir de este problema, que mis finanzas no me alcanzan, que todo se termina, pero hoy vamos a aprender cómo salir y vencer al gigante .

Uno de los primeros gigantes que encontré en la biblia está en Ezequiel 8:10-11   Entré, pues, y miré; y he aquí toda forma de reptiles y bestias abominables, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared por todo alrededor.

Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Safán en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y subía una nube espesa de incienso.  

 Los ídolos, ¿Cómo? ¿Usted tiene ídolos? acaso tiene una imagen, le prende vela, no, no se trata de ese tipo de idolatría, se trata de otro tipo de idolatría,  porque idolatría, es todo aquello que yo pongo en primer lugar o que le doy más importancia de la que tiene que tener.

Muchas veces dejo de congregarme porque el nene tiene que hacer los deberes, mucha tarea que realizar, porque me puedo contagiar, sin embargo voy a la plaza, voy al supermercado, voy a ver a fulana, que está con problema, voy a otros lugares, voy a mirar vidrieras, ¿y la casa de mi padre? ¿Cómo es eso? ¿No se llama idolatría? ¿No se llama egocentrismo? ¿No se trata de mí mismo? ¿Y cómo tengo la bendición del altísimo si no estoy en su casa buscándole con todo mi corazón? acá hay un protocolo que no hay en la tienda que vamos a ver vidriera, que no hay en el supermercado, hay acá, y acá no se va a contagiar de covid, pero yo no le aseguro que no se contagie en otro lado, de hecho, todos los que se han contagiado, ninguno se contagió en la Iglesia, porque hay un protocolo extremadamente monitoreado  por los profesionales.

Fíjese hermano cómo el enemigo nos engaña y nos vamos enfriando, con esto de la pandemia, que no nos ponemos abrazar, que no nos podemos dar un beso.

Entonces, la Idolatría, dejemos de lado la idolatría, porque eso solamente son escusas que están en aquello que no va a llevar al desánimo, cada vez tengo menos ganas y cada vez tengo menos deseos de hacer lo que Dios me manda, cada vez tengo menos ganas de ponerme a orar, los diez minutos de oración son, Señor bendice los alimentos, bendice a mi hermano, a mi hijo, a mi padre, amén!

y cada vez nos vamos alejando más de lo que es entrar a la presencia del Señor, y cómo no va a pasar esto si estamos idolatrando un montón de situaciones un montón de circunstancias, que nos convierten en

personas idólatras, porque el covid, la pandemia, enfríe, entibie y deprima a la gente del mundo, bueno, yo no lo puedo resolver, pero que le pase a cada uno de mis hermanos yo no lo puedo soportar, y por eso hermanos, he tomado una decisión, y a lo último se lo voy a contar, lo que estoy haciendo y lo invito a usted a hacer lo mismo.

Nos entra el desánimo, no digo depresión ni bajón, porque por ahí uno lo tiene, pero es muy difícil porque somos cristianos, tenemos a cristo y dependemos de su gracia, cuántos necesitan la gracia de Cristo.

el desánimo son mentiras y amenazas que nos neutralizan, y eso él lo primero que viene a nuestras vidas como hijos de Dios, mentiras y amenazas, que si vas va a pasar esto que si te quedas el nene va a poder hacer la tarea, que si no tu marido se puede enojar  porque no le cocinaste, yo no sé cocinar, y mi marido no se enoja porque yo no cocino, a él le encanta cocinar y a mí me gusta hacer todas las otras cosas de la casa, y el Señor me da la fuerza, porque tengo poca, pero él me está ayudando a poder lograr y complementarnos el uno con el otro, pero todo eso tiene un costo.

No permitamos hermanos que el desánimo se apodere de nosotros, porqué es mentira,  pero te propongo algo, busquemos juntos un renuevo,  un renuevo que venga de parte de Dios,  por eso invocamos al Espíritu Santo en este día, por eso le pedimos al Señor que esté presente en este lugar en este preciso instante, en este día tan glorioso que el Señor preparó para vos y para mí, no le demos lugar a la idolatría.

Porque la idolatría, no es solamente le reitero, prenderle una vela a una imagen, ¡No!, no es eso solo, idolatría también es dejar de congregarme, porque ahí es donde Dios envía bendición y vida eterna, me pasan mil cosas, me siento mal, te falta la bendición hermano, no tenés bendición, si te faltan tantas cosas y te suceden tantas otras, es porque te falta la bendición, ¿y dónde está la bendición? donde están los hermanos juntos y en armonía, porque allí es donde el Señor envía bendición y vida eterna.

Yo no me quiero perder el cielo, yo no me voy a perder el cielo, yo no le voy a dar el gusto al enemigo, yo le dije un día, ¡Hasta acá llegaste! yo voy a trazar de tras mío y te invito que hagas lo mismo, voy a trazar una línea la sangre preciosa del cordero, y le voy a recordar al enemigo, hasta acá llegaste satanás, podrán venir pruebas, podrán venir dificultades, pero la sangre de Cristo no te va a permitir que pases, no estamos exentos de pasar pruebas, pero si estamos dispuestos a recibir la bendición de Dios, si hacemos lo que el Señor nos dice, si hacemos lo que él nos manda, si hacemos lo que él quiere que hagamos, someternos a él, vivir debajo de sus alas, estar en sus manos para que nadie nos arrebate y recordarle al enemigo que detrás de mí, todo mi pasado quedó atrás.

 Si antes pequé, si antes me equivoqué, si antes estuve desanimado y deprimido, la línea está acá detrás de mí con la sangre de cristo, el enemigo está detrás de la línea, delante de la línea está e Espíritu Santo que hoy hemos invocado.

La violencia, mire lo que dice la Biblia, en Ezequiel 8: 17 Y me dijo: ¿No has visto, hijo de hombre? ¿Es cosa liviana para la casa de Judá hacer las abominaciones que hacen aquí? Después que han llenado de maldad la tierra, se volvieron a mí para irritarme; he aquí que aplican el ramo a sus narices.

Cómo está el mundo hoy, cómo están los influencer como les dicen ahora, a esa gente que influencia a nuestros hijos incluso a nosotros mismos con violencia, con maldad, eso es lo que predomina, que cree que es el aborto, que cree que son esas personas que no tienen identidad que no saben ni lo que son, eso es violencia, porque una persona que no tiene esa violencia en su vida, tiene la seguridad de quién es tiene la certeza de que no es un asesino, o una asesina, tiene la certeza de que es un hijo de Dios, y que está en esta tierra para bendecir sabiendo que camino como lo que verdaderamente soy, una hija de Dios, una hija bendecida por el poder del Espíritu Santo que está en este lugar, hoy viniste acá porque querés oír verdad, y yo te estoy diciendo la palabra del Señor, que esa sí es verdadera, es fiel y no se equivoca.

Otro de los flagelos, otro de los gigantes, la droga, a los adolescentes tenemos que cuidarlos muchísimo, a nuestros jóvenes, porque empiezan con las pastillas de la abuela, no me refiero a la banda de rock, no es con las pastillas de los abuelos, es con la droga, lamentable en este mundillo se mueve mucho la droga, y hoy nuestros hijos están sufriendo ese flagelo, hijos de mis hermanos están sufriendo ese flagelo, pero digámosle al diablo, hasta acá llegaste satanás.

La línea marcada de tras mío con la sangre de Cristo está bien vigente desde el día que él murió en una cruz y resucitó al tercer día y no tenés derecho, no tenés autoridad porque yo estoy asido de Cristo Jesús, yo estoy sujeta a Cristo Jesús, yo estoy sometida a Cristo Jesús, y si yo me someto al Señor él reprenderá a satanás  por mí.

Asique diablo es hasta acá, llegaste hasta acá, ya no podés seguir más, porque esto es tu límite,  la sangre del cordero, mi vida está escondida con Cristo en Dos.

Pero para todo esto, hay que pelear la batalla, hay que animarse a hacer la voluntad de Dios, hay que dejar de lado el desánimo, hay que buscar a Dios en oración, hay que buscar a Dios como él quiere que le busque, y no es fácil, yo sé que no es fácil, muchas veces a mí me cuesta hermanos, mi vida es una vida consagrada de hace muchos años a Cristo, yo vivo para Cristo, porque él me llamó, me ungió, me designó pastora, y aquí estoy sirviéndole con todo mi corazón, pero  aun así a veces a mí me cuesta cuanto más a usted le va a costar, pero estamos aquí para renovarnos, yo les dije, les invito a que busquemos un renuevo, a que juntos busquemos un renuevo, yo lo necesito ¿Y usted?

y mire lo que dice la Biblia, se volvieron a mí para irritarme; he aquí que aplican el ramo a sus narices. Droga ya en tiempos de Ezequiel, usted puede sacar adelante a su familia si se lo propone porque con la ayuda del Señor todo es posible, porque para Dios no hay nada que sea imposible, osino yo no estaría parada en este lugar, para mi Dios no hay cosa que sea difícil, y todos tenemos cosas de qué arrepentirnos, hoy es tiempo de arrepentimiento hoy es tiempo de renuevo, hoy es tiempo de buscar justicia, justicia de parte de Dios. hoy es tiempo quizás en que alguno de nosotros se nos ha ido un familiar amado por este covid, pero un día será el lloro y al otro día vendrá la alegría, mi hermano hace un mes partió de esta tierra, donde está yo no lo sé, Dios lo sabe, yo le he hablado de Cristo, pero tengo la certeza, tengo la fe suficiente, y para eso me alcanza la fe, de que la palabra de Dios no vuelve vacía, yo sé que le he hablado de Cristo, quizás también en un momento me vino el desánimo, le cuento esto para que usted sepa que no solamente a usted le pasa esto, me pasó a mí, en el primer momento me vino desánimo y decía, he llevado tanta gente a los pies de Cristo, he llevado tanta gente a tu casa, cuanta gente se ha convertido con dar una palabra, con un seguimiento, con esto, con aquello, que a mi propio hermano no le he podido alcanzar con la palabra de Cristo, si bien le he predicado, le he hablado pero nunca quiso saber nada con Jesús , y ahí el Señor me dio una palabra que alentó mi corazón, la primera fue un día será el lloro y al otro vendrá la alegría entonces yo entendí que no puedo quedarme llorando toda la vida porque no sé si mi hermano se convirtió, sé que se murió pero no sé dónde está ahora, yo creo, tengo fe, tengo esperanza, tengo la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve de que él está en la presencia de Dios, porqué, porque el Señor me dice en su palabra, nunca la palabra de él volverá vacía, y el día que mi madre partió, junté a  mis dos hermanos y les dije, si ustedes no se convierten a Cristo, nunca van a volver a ver, esta será la última vez , porque donde ella va ustedes no van a poder ir, porque ella se va con Cristo, ella ya está con él, si ustedes quieren volver a ver a mamá, tendrán que volverse a Dios de todo corazón y se los digo delante de su cuerpo en memoria de ella se los dije a los dos, uno de ellos se convirtió de todo corazón, el otro que es el que partió también.

No me toca a mí juzgar sonde van los hombres le toca a Dios, me dio una palabra rhema, su palabra, nunca volverá a él vacía.

Ésta es otra cosa en la que me quiero detener un poco más, porque es lo más estoy viendo, últimamente y es el hogar, en los hogares, como la gente está mucho tiempo junto el matrimonio, yo sé que no es fácil, que estar con el esposo, con los hijos todo, trabajando desde casa estamos compartiendo más tiempo que lo común, de lo que estábamos acostumbrado, y muchas veces empiezan los roces, las discusiones por los hijos, tíos, abuelos por lo que fuere, y me han llegado a decir, mi marido, me casé con un diablo, no hermana no te casaste con un demonio, se llama fulano de tal le digo, eso dice porque usted es pastora, usted no lo conoce, no sabe lo que es, ¿Y vos cómo sos? y acá es donde quiero que nos detengamos, porque hermanos queridos, es el deseo de mi corazón, que los matrimonios puedan gozarse el uno al otro, que los matrimonios puedan disfrutarse el uno al otro, pero ¿Cómo voy a lograr eso si todo lo que hablo? mi marido es esto, mi marido es un haragán, mi marido es borracho, mi marido es un adúltero, mi marido es un vago, ¿Cómo? yo entré a mi cuarto, y gracias a Dios en mi casa tengo un vestidor … yo quiero que usted vea la película, hay una película que se llama Cuarto de Guerra, véala, yo la miré cuatro veces para hoy estar predicándole a ustedes y esa viejita me enseñó tanto, pero tanto, que yo dije, tengo que trasmitir lo que aprendí.

Nos pasamos muchas veces, muchísimo tiempo viendo los defectos de nuestra  pareja de nuestros hijos, en lugar de llevarles la palabra, pero no ser obsesivos ¡Tenés que convertirte!

¡No! ¡No! ¡No! ¡No!, pare un poco, tenemos que llevarle la palabra con nuestro ejemplo, seguramente ya le habrá predicado, ya le habrás orado, ya le habrás reprendido, ya le habrás echo todo, todo, lo que te

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

queda ahora, si es a tu esposo, si es tu hijo, dale amor, no ser permisivos en lo malo que es diferente, pero que sepan que lo que les deseas es por amor, esta persona que querés que se convierta o que no te trate mal, si te trata mal tratalo bien, tenemos que entrar al cuarto de guerra, pero como le dije al principio, en Santiago, «someteos a Dios» sin entrar en esa guerra, diablo te reprendo, tenemos que empezar ahí sentadito con la palabra de Dios, si usted se pusiese a leer las promesas que tenemos acá, nunca te voy a dejar, nunca te voy a abandonar, siempre voy a estar contigo, en todo tiempo, en todo lugar, yo voy a estar para consolarte, para bendecirte, y Moisés le dice, pero Señor, si tú no vienes conmigo yo no voy a ninguna parte, yo estaré contigo, mi presencia irá contigo, te daré descanso, vas a estar bendecido y conducirás a mi pueblo, y el Señor en todo momento y lugar nos está dando promesas, si yo obedezco su palabra y si tomo la posición de guerrero, o guerrera, me pongo en mi cuarto de guerra, con la palabra de Dios, anoto las promesas de mi padre pego en la pared, y le digo Padre te pido estas promesas, acuérdate que tú me las prometiste que me las darías, que son mías, eso es hacer guerra, te pido esto para mi hijo, porque mira lo que está sufriendo, lo  que está pasando, y ahí el Señor nos va a empezar a mostrar nuestras actitudes, hablo de las mujeres, y cada esposo siéntase identificado también, porque habrán muchos esposos que critican a sus esposas también.

Unas esposas dicen mi marido es esto, es lo otro, pero… ¿Vos cómo sos? Señor mostrarme, Señor necesito que me muestres, necesito que me digas en qué estoy fallando yo, porque yo me creo perfecta, que haga todo bien, porque voy a la Iglesia, predico su palabra, ¿Cuánto amas? ¿Cuánto perdonas? ¿Cuánto callas? ¿Cuánta sabiduría tenés para responder? porque las peleas vienen cuando la sabiduría se va de paseo, porque nosotros la soltamos para que se vaya, porque no somos mujeres inteligentes  que tomamos la sabiduría y la bajamos a nuestra mente, a nuestro corazón  y tratamos con amor al hombre que está a nuestro lado, si tratamos con amor al hombre que tenemos al lado, podrá decirnos lo que nos diga, pero yo voy a estar feliz porque vivo por Cristo no por el hombre que tengo al lado, porque el hombre que tengo al lado no me puede dar nada, pero Cristo me puede dar todo, yo tengo que tratar con amor al hijo o a la hija que tengo al lado que se porta mal y que no obedece, sin acceder a lo malo que esté haciendo y nunca pelearme con mi marido o mi mujer por mis actos, al contrario, tiene que ser un conglomerado entre él y yo y mis hijos serán una bendición, y lo son, pero hay rodillas hermanos, hay clamor y hay arrepentimiento, porque yo me equivoco, erro, pero necesitamos pedir perdón, al Señor primeramente y pedirle que nos muestre nuestros errores, preferimos ir a una plaza como les dije al principio, porque los chicos necesitan distracción, pero si antes no tenés la bendición, la distracción se volverá obstrucción, en lugar de distracción, ¿me está entendiendo? entonces hermanos busquemos nuestro cuarto de guerra, busquemos ese lugar donde podamos someternos a Dios para que sometidos a él, él cumpla su palabra que está en Santiago 4:8 Sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.

Pero yo me tengo que someter, y cómo me someto? en oración, en el cuarto de guerra, Señor doblo mis rodillas delante de tu presencia, clamo a ti para que me muestres mis errores, para que me muestres lo mal que me estoy comportando para que me muestres  que no me equivoco solamente yo, para que me muestres que no se equivoca solamente mi conyugue, o por la persona que estamos orando, sino que también yo me equivoco, yo Señor quiero que me ayudes, el vino así, vos le respondiste asá, en lugar de ser sabia y permitir que la sabiduría tome el control de la situación y mejor es callar, aún el necio cuando calla es sabio y no significa que seamos tontas, pero a veces queremos tener autoridad que la misma sabiduría o que el Espíritu Santo.

¿Y qué ganamos? una pelea, seamos sabios hermanos y actuemos correctamente como Dios quiere que actuemos, el que nos juzga es el Señor, el que nos bendice es el Señor, pero nosotros necesitamos buscar esa bendición, nosotros necesitamos someternos a Dios, resistir a l diablo y el diablo huirá de nosotros y ahí está nuestra victoria.

Ahí está nuestra autoridad, yo no le digo que van a cambiar las cosas de aquí a mañana, pero usted comience con diez minutos y esos diez minutos se le van a hacer eternos, porque en esos diez minutos usted va a estar pensando en todo lo que tiene que hacer todo lo que le faltó, pero va a llegar el momento que estar en la presencia de su Dios, va a ser tan deleitoso se quedará dormido o dormida en los brazos de su padre y se despertará con la conciencia y la satisfacción de decir ¡Señor! me sometí a ti, le resistía l diablo y ha huido de mi vida y de mi casa de aquí y para siempre.

La línea está atrasada con la sangre del cordero detrás de mi vida ya el enemigo n me puede acusar, pero yo necesito someterme a Dios, no significa que seamos tontos, no, significa que seamos sabios, la respuesta blanda aplaca la ira dice la Biblia, pero si yo me pongo a discutir, y no, no me estoy sometiendo nada ni estoy usando la sabiduría, estoy actuando neciamente y eso es lo que voy a obtener, necedad en lugar de sabiduría, dificultad en lugar de bendición. yo también necesito la bendición de Dios, yo necesito que Dios me bendiga.

Yo necesito que Dios limpie mi casa yo necesito que mis hijos estén en sujeción.

Pero para eso, tengo que ir al cuarto de guerra. si no voy al cuarto de guerra bajo las pautas de Dios, difícilmente alcance lo que Dios tiene preparado para mí para mi vida, y pasaré mi vida en angustia, en desánimo, en enfermedad, pasaré mi vida en dolor, y ese no es el plan de Dios ni para vos ni para mí.

Ahora fíjese esta palabra que les voy a dejar, Resiliencia, es la capacidad de saltar todas las dificultades, eso solo lo hacen los valientes.

No deje para mañana, empieza hoy, el Señor te dice  la primera es la de Santiago, 4:8 si hago eso tengo la mitad de lo que escuché hoy ya está, la otra mitad está aquí,  Deuteronomio 30:19 he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

Lo bueno es la primer palabra rhema, lo malo es no hacerlo, escoja usted para qué vino, usted y su casa y Dios hará su parte porque él no miente, porque él no es hombre para mentir, ni hijo de hombre para que se arrepienta, ese es nuestro Dios, ese es el Dios que hemos conocido, por el que nos hemos jugado, ese es el Dios por el cual nosotros hemos dejado todo, y hemos dedicado nuestra vida a su servicio, ¡Yo quiero servir! ¿Cuánto tiempo le dedica a tu padre, a tu cuarto de guerra? horas que estás peleándote con tu familia, en lugar de estar esas horas orando a tu padre celestial y en la tierra el Espíritu Santo llevándole los mensajes de tu oración, para que te vaya bien en la vida escoge tu si has de vivir o si has de morir, si usted hace lo primero le vendrá vida, si hace lo que usted quiere, elija usted lo que vaya a hacer, yo ya elegí, y me va bien tengo toda mi casa para la gloria de Dios sirviendo le a él. al que nos ama, al que nos consuela al que nos conforta, al que nos prospera,  al que nos bendice, la plata no me alcanza, que te va alcanzar si ni siquiera te congregas, que te va alcanzar, no te alcanza ni para ofrendar ni para diezmar, que te va a alcanzar si ni siquiera cumplís con los mandamientos, pero hoy, Dios le ha ofrecido un renuevo.

 

 

 

 

 

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

Suscribete a nuestro Boletín

únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestra Iglesia.

Horarios de Reunión

  • Miércoles 19hs Culto General.
  • Sábado 10hs-Adolescentes 19hs-Jóvenes.
  • Domingo 10hs y 18hs Culto General.

Teléfono y Dirección

¿Dónde? Calle 24 nº 1569 entre 64 y 65
Teléfono +54 9 221 453 3972

Escribenos

Completa el siguiente formulario para ponerte en contacto con nosotros

4 + 5 =

Ubicación

Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas prédicas y actualizaciones de nuestra iglesia.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Comparte esta Prédica

¡Puedes Compartir esta publicación con amigos y hermanos en Cristo que necesitan la palabra de Dios!