Pelea la buena batalla

Rev. Luis Sforza

Pablo habla a Timoteo en el capítulo 6:12 le dice que pele la buena batalla, de la fe, si el habla de una buena batalla de la fe, es que se puede pelear de una mala manera, una mala batalla y hay veces que peleamos mal esta batalla y no tenemos los resultados que esperamos, entonces, no peleemos mal  la batalla de la fe.

¿Cuándo peleamos mal la batalla de la fe?, es cuando pelemos nosotros, con nuestras capacidades, con nuestras fuerzas, con nuestro intelecto, dependiendo de los recursos que nosotros podamos tener, eso nos va enredando en distintas cosas, nos va cansando y desgastando, algunos confían en su dinero, en recursos en sus dones, mas nosotros debemos confiar siempre en el Señor. Esta batalla es una batalla espiritual.

Es una batalla que se gana con el Señor Proverbios 21:31  El caballo se alista para el día de la batalla;

Más Jehová es el que da la victoria.

Quizás no tengamos grandes dones, mucha capacidad, pero si confiamos en el Señor y emprendemos esa batalla en el nombre de Cristo, seguramente tendremos la victoria, no apoyarnos en nuestra propia prudencia sino apoyarnos siempre en el Señor .

Todo lo que usted quiere hacer en esta vida encomiéndelo al Señor.

Muéstrele a Dios que depende de Él por más que se haya preparado, capacitado dependa siempre, siempre del Señor.

Segundo: aparte de entender que no debemos pelear una mala batalla con nuestras fuerzas, tenemos que entender que la batalla es del Señor y la victoria es del Señor.

El domingo decíamos que ya hace dos mil años que tenemos esa victoria, hay cristianos que viven como si eso no  hubiera ocurrido, es como si dejara ahora, Argentina ¿Cuándo saldrá campeón de América? ¿Cuándo saldrá campeón de la copa América la Argentina? hasta que una persona entendida en las noticias nos escucha y nos va a decir, Argentina ya salió campeón de América, pero ¿cuándo le va ganar a Brasil?, ya le ganó. Y hay cristianaos que viven así, ¿Cuándo voy a tener la victoria?, ¿Cuándo podré ganar esta batalla? y el Señor nos dice eso ya ocurrió ¿Cuándo? hace dos mil años que ya ocurrió, ya la victoria ya la tenemos asegurada por medio de la fe en el Señor Jesucristo, él ha vencido y nosotros en su nombre también vencemos. 1 Corintios 15:57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Entonces tenemos que estar en comunión con el Señor Jesucristo. Caminar en esta tierra con el Señor Jesucristo y Él nos da la victoria, porque él la obtuvo y la obtuvo también aquí en la tierra, venció la tentación, venció al pecado, venció la muerte, venció al mundo, venció a satanás, venció todo y en su nombre como dijimos nosotros también venceremos.

Entendamos que la victoria ya la tenemos por los méritos de Jesucristo.

Tercero: no pelemos la batalla en el campo del enemigo, Pablo le dice allí al grupo de la iglesia de Éfeso 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Es una lucha que no es carnal, es una lucha que no es emocional, no es sentimental, no es una lucha humana, no es una lucha contra los hermanos, no es una lucha contra los vecinos, no es una lucha contra otro ser viviente, ¡No! es una lucha espiritual, cuando nosotros nos enredamos en pleitos, en contiendas en tantas cosas y lo hacemos con nuestras fuerzas, entramos en el campo del enemigo él nos va a vencer , por eso Pablo nos enseña que nuestra lucha no es contra carne y sangre, no peleemos de esa manera porque vamos a perder . El Señor nos ha dado armas espirituales para destrucción precisamente de toda clase de fortaleza, hay una parábola del águila y la serpiente, la serpiente es un reptil muy mortal en su campo, pero el águila que hace, lo saca de su campo y lo lleva a las alturas, entonces esa serpiente está fuera de su campo  y ahí no puede ganar la batalla contra el águila en la tierra sí, es muy hábil, muy rápida pero en el aire no, nosotros al estar en el campo del enemigo con nuestras capacidades humanas con nuestras luchas entre nosotros de una manera humana el enemigo nos va a vencer .

pero si estoy en oración, entonces me estoy elevando como el águila, si la prueba es dura o tengo una disciplina de ayuno me elevo también como el águila, si me congrego me elevo también como el águila, hago vigilia, me elevo también como el águila entonces cuando enfrento esos problemas lo estoy enfrentando de una manera espiritual como el águila en el aire que vence a la serpiente, así también vencemos al enemigo porque es una lucha espiritual en el nombre de Jesús y nosotros tenemos la victoria en Jesús que venció a satanás.

Pelemos una buena batalla entendiendo que tenemos la victoria a través de Jesucristo dependiendo de él por su gracia pelemos en el campo espiritual, no en el campo del enemigo, hay gente que se mete a pelear con el diablo y el diablo no lo provocó, no es bíblico irritar a las potestades a los principados que están ahí arriba. Yo cuando era nuevo me hacía el guapo y reprendía y decía de todo, y después me enseñaron que ni aún el arcángel miguel  no reprendió a satanás, sino que dijo el Señor te reprenda, también habla que hay personas que se manejan sin entender las autoridades espirituales que hay ahí arriba, reprendemos sin entendimiento a toda potestad en el aire, y viene de ahí un coletazo y comienzan los grandísimos problemas, nuestras armas son armas de defensa lea Efesios 6:2 en adelante, tenés la defensa del escudo de la fe, la defensa de la palabra del Señor, tenés el yelmo, o el casco de la salvación, la coraza, de defensa, nos atacan, nos defendemos puede ser un arma de ataca la palabra, como hizo el Señor con la palabra, y muchas veces entramos en luchas innecesarias, hace un tiempo atrás en un programa radial un alma encendida se llamaba, hace veinte años atrás, era escuchado en la ciudad, y estaba en una reunión de pastores y el pastor Escataglini el papá de Sergio estaba en la reunión, y se ve que se enteró del ministerio de lo que hacíamos y con mucha sabiduría sin confrontarme a mi directamente expresó esto, «hay personas que entran en batallas innecesarias contra principados, después se enojan estos principados y atacan y hacen un desparramo con esas personas» si hay demonios, en el nombre de Jesús se van fuera pero no es ir nosotros a provocarlo o a buscarlo o a sacarlo de la cueva, vamos por la vida en el nombre de Jesús, no andamos mirando el trabajo que hace el diablo, nosotros miramos a Jesús el autor y consumador de la fe, nosotros vamos por ese camino, si nos encontramos con demonios, Cristo dijo, en el nombre de Jesús echen fuera  los demonios pero no los andamos buscando, nosotros buscamos a Jesús alabando a Jesús, hay cristianos que hablan más del diablo que de Jesús, nosotros tenemos que hablar de Jesús, predicar a Jesús, si se manifiesta algo de las tinieblas, ahí sí echar fuera en el nombre poderoso de Jesús, entonces estamos peleando una buena batalla, porque en esta batalla se avanza  espiritualmente pero del otro lado también hay una resistencia y si peleamos bien, pelea la buena batalla la hacemos espiritual, vamos venciendo, vamos viendo la victoria de cristo, pero no vamos teniendo bajas no somos sacudidos con cosas tan terribles, no estoy hablando de pruebas que le pueden venir a uno, estamos hablando de no entrar en conflictos innecesarios donde nadie nos llamó a esa batalla.

Cuarto: la sabiduría, todo hombre o toda mujer en este lugar, es el líder de su casa y tiene que tener sabiduría.

Mi responsabilidad en esta iglesia que todos ustedes vayan al cielo, hablarles la palabra de Dios. Que en cada mensaje al menos una palabra le pueda llegar y usted pueda edificarse. el otro día leía un comentario que decía que las cabras quieren profetas dulces personas que quieren que les hablen lo que ellos quieren oír, profetas dulces, pero los muchos dulces nos hacen mal, en cambio las ovejas buscan predicadores de la palabra ¿Usted qué es? ¿oveja o cabra?.

Hoy hay muchas cabras por todos lados y muchos profetas dulces.

la sabiduría, cada hombre, cada mujer de su hogar tiene la responsabilidad de llevar a toda su casa  a la presencia de Dios al conocimiento de Dios al servicio de Dos a estar en la voluntad de Dios, porque van a tener que dar cuenta por ese rebaño que tienen en su hogar, yo como pastor tengo que estar en la iglesia dando la palabra, tenga ganas o no tenga ganas esté débil o fortalecido, en las pruebas o en bendiciones es mi responsabilidad y la responsabilidad de cada varón y de cada mujer es lo mismo quizás más chico en su hogar pero todos estaremos delante del Señor, y cuando no se toma ese liderazgo, la biblia nos enseña que no debemos permitir que lo cojo se salga del camino porque esas almitas que hay en el hogar que son tan tiernitas si la mamá o el papá se debilitan esas almas en el hogar son tan tiernos que se van apartando del camino del Señor y ahí no está la sabiduría, la sabiduría no está en no congregarse, porque eso es lo que quiere el diablo un debilitamiento espiritual, para llevarnos al campo de él, a la carne, movernos con nuestros pensamientos y razonamientos el diablo se ríe y nos vence, pero en la casa del Señor Dios nos ordena los pensamientos nos da su palabra, nos corrige, nos enseña, nos edifica, nos anima.

la sabiduría te hace entender de apartarte de personas que no te convienen de personas que te tiran hacia el mundo, la Biblia los llama personas necias proverbios 13:20 El que anda con sabios, sabio será;

Más el que se junta con necios será quebrantado.  No digo que no le hable la palabra, otra cosa es estar siempre con estas personas, tarde o temprano le van tirando hacia las cosas del mundo. Mi esposa siempre da un ejemplo de que sube a uno en la silla y otro está abajo está el cristiano arriba y el mundano abajo, es más fácil que el que está abajo lo tire hacia abajo que

el que esté arriba lo suba al que esté abajo. Muchas veces dicen: ¡mis amigos son del mundo! yo comparto con la gente del mundo, a la gente del mundo Cristo nos dijo, id por todo el mundo y predíquenle la palabra de Dios, para que los que crean se salven, no digo que si en su familia no son todos cristianos no tienen otra alternativa, estoy hablando que pudiendo evitar esas personas que le van a apartar de Dios, es una necedad que no le va a edificar, entonces estamos peleando mal la batalla de la fe, ejemplo, sale de aquí con la palabra y lo están esperando a usted sus amigos o amigas y van a hablar de cualquier cosa menos de las cosas de Dios, usted estaba arriba y lo vuelven a bajar al campo del enemigo. en 1 Corintios 10: 23 dice  Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.

Tenemos que entender lo que nos es útil y los que nos perjudica, debemos entonces pedirle al Señor sabiduría si hay alguien falto de sabiduría dice Santiago, pídala a Dios porque él será generoso en otorgarla sin reproche.

Entonces nos vamos fortaleciendo en el Señor, vamos peleando la buena batalla, victoria entendemos por la fe que es de Cristo, no peleamos en el campo del enemigo, tenemos sabiduría, podemos elegir, pero ya la sabiduría te dice, esto sí, esto no te conviene aprendí a decir no, y entonces se va fortaleciendo espiritualmente, al punto que puede andar por este mundo y como está fortalecido no se hunde, imagínese que usted va en un barco y el barco va por el mar, el agua del mar no lo hunde, está rodeado de agua pero a ese barco no lo hunde, usted puede andar por este mundo rodeado de pecadores, usted no se va a hundir, ¿Cuándo se hunde el barco? cuando el agua entra en el barco, en ese compartir, en ese recibir, le vas metiendo agua del mundo y glug ,glug, glug.

Y ¿por qué no siento la presencia de Dios? y ahí entonces se levanta el enemigo, y el enemigo se levanta contra los matrimonios, y  se levanta con la familia ya que es una columna para el cristiano, si a nosotros nos desestabiliza es como que estamos en arena movediza, cuide su matrimonio, cuide su familia porque el enemigo ataca, va a atacar.

Lamentablemente conocemos matrimonios rotos y de buena gente, no te descuides, pelea la buena batalla, « no yo la peleo a mi manera »

Quinto: la unidad, unidos en el matrimonio, la familia, entonces el diablo no tiene entrada, cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente, es difícil el matrimonio, pero también es difícil la separación, que  va a elegir, lo importante es hacer la voluntad del Señor.

Unidad en la iglesia, en el ministerio, unidad en el trabajo solícito por guardar la unidad en el espíritu, es un esfuerzo cotidiano.

Sexto: el poder del acuerdo, otra vez les dijo Jesús, si dos de vosotros se pusieran de acuerdo acerca de cualquier cosa que pidieren les será echo por mi padre que está en los cielos.

Un predicador que se llamaba Moody  que hacía campañas y ganaba muchas almas para cristo, él dice que tenía un compañero de acuerdo de oración, ellos llegaban a un barrio a una ciudad unos días antes y oraban juntos, y se ponían Moody, el evangelista y su ayudante de oración, y se producían unas campañas extraordinarias, los que están casados, pónganse de acuerdo, el poder del acuerdo, le toma la mano a su esposa y dice, padre me pongo de acuerdo y oran a Dios, esa oración es muy poderosa.

Pónganse de acuerdo, en el matrimonio, en la familia, con los hermanos de la iglesia, vamos a ponernos de acuerdo, que el Señor envíe centenares de almas para que le conozcan, nos vamos a poner de acuerdo por los enfermos para que se sanen, todos los de la congregación, vamos a ponernos de acuerdo que se salven muchas almas, el trabajo que hace la hermana Noelia en los grupos las peticiones de oración es para estar ordenados y de 11 a 12 oramos por todo esto, nos ponemos de acuerdo y Dios hace el milagro infinidad de testimonios tenemos.

y usted cuando tiene un problema, la humildad se demuestra pidiendo oración o usted es más que Jesús y entonces pida oración si el mismo Jesús pidió oración ayuden, oren , velen, me viene una prueba, necesito oración decía Jesús en su interior, ayúdenme y los discípulos se quedaron dormidos. El apóstol Pablo, ¿Quién tiene más sabiduría que Pablo acá?  Oren por mí, oren para que se abran puertas, oren para que sea un buen embajador de cristo, oren para que corra la palabra de Dios.

Nos necesitamos, y en pruebas que hemos pasado el Señor hace rápido la obra después de que nos pusimos en acuerdo la iglesia.

Dios quiere que entendamos que nos necesitamos los unos a los otros y en esa oración Dios obra y nos hace ver que la iglesia no es individualista, no podemos solos.

Ejemplo de los judíos en sociedades que se unen en lo económico, tienen palabra y se unen y prosperan en todos los países del mundo.

Aún el mismo diablo no se divide, están unidos los demonios en sus designios, como cristianos debemos estar unidos, los demonios y satanás están unidos y se juntan para garrotear a la iglesia y a nosotros nos encuentran solos, si nos unimos, nos ponemos de acuerdo, tenemos sabiduría, peleamos la buena batalla de la fe en el campo espiritual, unidos en la oración en la búsqueda sincera a Dios, veríamos muchas más cosas de las que estamos viendo hoy. Timoteo, pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna.

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

Pablo habla a Timoteo en el capítulo 6:12 le dice que pele la buena batalla, de la fe, si el habla de una buena batalla de la fe, es que se puede pelear de una mala manera, una mala batalla y hay veces que peleamos mal esta batalla y no tenemos los resultados que esperamos, entonces, no peleemos mal  la batalla de la fe.

¿Cuándo peleamos mal la batalla de la fe?, es cuando pelemos nosotros, con nuestras capacidades, con nuestras fuerzas, con nuestro intelecto, dependiendo de los recursos que nosotros podamos tener, eso nos va enredando en distintas cosas, nos va cansando y desgastando, algunos confían en su dinero, en recursos en sus dones, mas nosotros debemos confiar siempre en el Señor. Esta batalla es una batalla espiritual.

Es una batalla que se gana con el Señor Proverbios 21:31  El caballo se alista para el día de la batalla;

Más Jehová es el que da la victoria.

Quizás no tengamos grandes dones, mucha capacidad, pero si confiamos en el Señor y emprendemos esa batalla en el nombre de Cristo, seguramente tendremos la victoria, no apoyarnos en nuestra propia prudencia sino apoyarnos siempre en el Señor .

Todo lo que usted quiere hacer en esta vida encomiéndelo al Señor.

Muéstrele a Dios que depende de Él por más que se haya preparado, capacitado dependa siempre, siempre del Señor.

Segundo: aparte de entender que no debemos pelear una mala batalla con nuestras fuerzas, tenemos que entender que la batalla es del Señor y la victoria es del Señor.

El domingo decíamos que ya hace dos mil años que tenemos esa victoria, hay cristianos que viven como si eso no  hubiera ocurrido, es como si dejara ahora, Argentina ¿Cuándo saldrá campeón de América? ¿Cuándo saldrá campeón de la copa América la Argentina? hasta que una persona entendida en las noticias nos escucha y nos va a decir, Argentina ya salió campeón de América, pero ¿cuándo le va ganar a Brasil?, ya le ganó. Y hay cristianaos que viven así, ¿Cuándo voy a tener la victoria?, ¿Cuándo podré ganar esta batalla? y el Señor nos dice eso ya ocurrió ¿Cuándo? hace dos mil años que ya ocurrió, ya la victoria ya la tenemos asegurada por medio de la fe en el Señor Jesucristo, él ha vencido y nosotros en su nombre también vencemos. 1 Corintios 15:57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Entonces tenemos que estar en comunión con el Señor Jesucristo. Caminar en esta tierra con el Señor Jesucristo y Él nos da la victoria, porque él la obtuvo y la obtuvo también aquí en la tierra, venció la tentación, venció al pecado, venció la muerte, venció al mundo, venció a satanás, venció todo y en su nombre como dijimos nosotros también venceremos.

Entendamos que la victoria ya la tenemos por los méritos de Jesucristo.

Tercero: no pelemos la batalla en el campo del enemigo, Pablo le dice allí al grupo de la iglesia de Éfeso 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Es una lucha que no es carnal, es una lucha que no es emocional, no es sentimental, no es una lucha humana, no es una lucha contra los hermanos, no es una lucha contra los vecinos, no es una lucha contra otro ser viviente, ¡No! es una lucha espiritual, cuando nosotros nos enredamos en pleitos, en contiendas en tantas cosas y lo hacemos con nuestras fuerzas, entramos en el campo del enemigo él nos va a vencer , por eso Pablo nos enseña que nuestra lucha no es contra carne y sangre, no peleemos de esa manera porque vamos a perder . El Señor nos ha dado armas espirituales para destrucción precisamente de toda clase de fortaleza, hay una parábola del águila y la serpiente, la serpiente es un reptil muy mortal en su campo, pero el águila que hace, lo saca de su campo y lo lleva a las alturas, entonces esa serpiente está fuera de su campo  y ahí no puede ganar la batalla contra el águila en la tierra sí, es muy hábil, muy rápida pero en el aire no, nosotros al estar en el campo del enemigo con nuestras capacidades humanas con nuestras luchas entre nosotros de una manera humana el enemigo nos va a vencer .

pero si estoy en oración, entonces me estoy elevando como el águila, si la prueba es dura o tengo una disciplina de ayuno me elevo también como el águila, si me congrego me elevo también como el águila, hago vigilia, me elevo también como el águila entonces cuando enfrento esos problemas lo estoy enfrentando de una manera espiritual como el águila en el aire que vence a la serpiente, así también vencemos al enemigo porque es una lucha espiritual en el nombre de Jesús y nosotros tenemos la victoria en Jesús que venció a satanás.

Pelemos una buena batalla entendiendo que tenemos la victoria a través de Jesucristo dependiendo de él por su gracia pelemos en el campo espiritual, no en el campo del enemigo, hay gente que se mete a pelear con el diablo y el diablo no lo provocó, no es bíblico irritar a las potestades a los principados que están ahí arriba. Yo cuando era nuevo me hacía el guapo y reprendía y decía de todo, y después me enseñaron que ni aún el arcángel miguel  no reprendió a satanás, sino que dijo el Señor te reprenda, también habla que hay personas que se manejan sin entender las autoridades espirituales que hay ahí arriba, reprendemos sin entendimiento a toda potestad en el aire, y viene de ahí un coletazo y comienzan los grandísimos problemas, nuestras armas son armas de defensa lea Efesios 6:2 en adelante, tenés la defensa del escudo de la fe, la defensa de la palabra del Señor, tenés el yelmo, o el casco de la salvación, la coraza, de defensa, nos atacan, nos defendemos puede ser un arma de ataca la palabra, como hizo el Señor con la palabra, y muchas veces entramos en luchas innecesarias, hace un tiempo atrás en un programa radial un alma encendida se llamaba, hace veinte años atrás, era escuchado en la ciudad, y estaba en una reunión de pastores y el pastor Escataglini el papá de Sergio estaba en la reunión, y se ve que se enteró del ministerio de lo que hacíamos y con mucha sabiduría sin confrontarme a mi directamente expresó esto, «hay personas que entran en batallas innecesarias contra principados, después se enojan estos principados y atacan y hacen un desparramo con esas personas» si hay demonios, en el nombre de Jesús se van fuera pero no es ir nosotros a provocarlo o a buscarlo o a sacarlo de la cueva, vamos por la vida en el nombre de Jesús, no andamos mirando el trabajo que hace el diablo, nosotros miramos a Jesús el autor y consumador de la fe, nosotros vamos por ese camino, si nos encontramos con demonios, Cristo dijo, en el nombre de Jesús echen fuera  los demonios pero no los andamos buscando, nosotros buscamos a Jesús alabando a Jesús, hay cristianos que hablan más del diablo que de Jesús, nosotros tenemos que hablar de Jesús, predicar a Jesús, si se manifiesta algo de las tinieblas, ahí sí echar fuera en el nombre poderoso de Jesús, entonces estamos peleando una buena batalla, porque en esta batalla se avanza  espiritualmente pero del otro lado también hay una resistencia y si peleamos bien, pelea la buena batalla la hacemos espiritual, vamos venciendo, vamos viendo la victoria de cristo, pero no vamos teniendo bajas no somos sacudidos con cosas tan terribles, no estoy hablando de pruebas que le pueden venir a uno, estamos hablando de no entrar en conflictos innecesarios donde nadie nos llamó a esa batalla.

Cuarto: la sabiduría, todo hombre o toda mujer en este lugar, es el líder de su casa y tiene que tener sabiduría.

Mi responsabilidad en esta iglesia que todos ustedes vayan al cielo, hablarles la palabra de Dios. Que en cada mensaje al menos una palabra le pueda llegar y usted pueda edificarse. el otro día leía un comentario que decía que las cabras quieren profetas dulces personas que quieren que les hablen lo que ellos quieren oír, profetas dulces, pero los muchos dulces nos hacen mal, en cambio las ovejas buscan predicadores de la palabra ¿Usted qué es? ¿oveja o cabra?.

Hoy hay muchas cabras por todos lados y muchos profetas dulces.

la sabiduría, cada hombre, cada mujer de su hogar tiene la responsabilidad de llevar a toda su casa  a la presencia de Dios al conocimiento de Dios al servicio de Dos a estar en la voluntad de Dios, porque van a tener que dar cuenta por ese rebaño que tienen en su hogar, yo como pastor tengo que estar en la iglesia dando la palabra, tenga ganas o no tenga ganas esté débil o fortalecido, en las pruebas o en bendiciones es mi responsabilidad y la responsabilidad de cada varón y de cada mujer es lo mismo quizás más chico en su hogar pero todos estaremos delante del Señor, y cuando no se toma ese liderazgo, la biblia nos enseña que no debemos permitir que lo cojo se salga del camino porque esas almitas que hay en el hogar que son tan tiernitas si la mamá o el papá se debilitan esas almas en el hogar son tan tiernos que se van apartando del camino del Señor y ahí no está la sabiduría, la sabiduría no está en no congregarse, porque eso es lo que quiere el diablo un debilitamiento espiritual, para llevarnos al campo de él, a la carne, movernos con nuestros pensamientos y razonamientos el diablo se ríe y nos vence, pero en la casa del Señor Dios nos ordena los pensamientos nos da su palabra, nos corrige, nos enseña, nos edifica, nos anima.

la sabiduría te hace entender de apartarte de personas que no te convienen de personas que te tiran hacia el mundo, la Biblia los llama personas necias proverbios 13:20 El que anda con sabios, sabio será;

Más el que se junta con necios será quebrantado.  No digo que no le hable la palabra, otra cosa es estar siempre con estas personas, tarde o temprano le van tirando hacia las cosas del mundo. Mi esposa siempre da un ejemplo de que sube a uno en la silla y otro está abajo está el cristiano arriba y el mundano abajo, es más fácil que el que está abajo lo tire hacia abajo que

el que esté arriba lo suba al que esté abajo. Muchas veces dicen: ¡mis amigos son del mundo! yo comparto con la gente del mundo, a la gente del mundo Cristo nos dijo, id por todo el mundo y predíquenle la palabra de Dios, para que los que crean se salven, no digo que si en su familia no son todos cristianos no tienen otra alternativa, estoy hablando que pudiendo evitar esas personas que le van a apartar de Dios, es una necedad que no le va a edificar, entonces estamos peleando mal la batalla de la fe, ejemplo, sale de aquí con la palabra y lo están esperando a usted sus amigos o amigas y van a hablar de cualquier cosa menos de las cosas de Dios, usted estaba arriba y lo vuelven a bajar al campo del enemigo. en 1 Corintios 10: 23 dice  Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.

Tenemos que entender lo que nos es útil y los que nos perjudica, debemos entonces pedirle al Señor sabiduría si hay alguien falto de sabiduría dice Santiago, pídala a Dios porque él será generoso en otorgarla sin reproche.

Entonces nos vamos fortaleciendo en el Señor, vamos peleando la buena batalla, victoria entendemos por la fe que es de Cristo, no peleamos en el campo del enemigo, tenemos sabiduría, podemos elegir, pero ya la sabiduría te dice, esto sí, esto no te conviene aprendí a decir no, y entonces se va fortaleciendo espiritualmente, al punto que puede andar por este mundo y como está fortalecido no se hunde, imagínese que usted va en un barco y el barco va por el mar, el agua del mar no lo hunde, está rodeado de agua pero a ese barco no lo hunde, usted puede andar por este mundo rodeado de pecadores, usted no se va a hundir, ¿Cuándo se hunde el barco? cuando el agua entra en el barco, en ese compartir, en ese recibir, le vas metiendo agua del mundo y glug ,glug, glug.

Y ¿por qué no siento la presencia de Dios? y ahí entonces se levanta el enemigo, y el enemigo se levanta contra los matrimonios, y  se levanta con la familia ya que es una columna para el cristiano, si a nosotros nos desestabiliza es como que estamos en arena movediza, cuide su matrimonio, cuide su familia porque el enemigo ataca, va a atacar.

Lamentablemente conocemos matrimonios rotos y de buena gente, no te descuides, pelea la buena batalla, « no yo la peleo a mi manera »

Quinto: la unidad, unidos en el matrimonio, la familia, entonces el diablo no tiene entrada, cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente, es difícil el matrimonio, pero también es difícil la separación, que  va a elegir, lo importante es hacer la voluntad del Señor.

Unidad en la iglesia, en el ministerio, unidad en el trabajo solícito por guardar la unidad en el espíritu, es un esfuerzo cotidiano.

Sexto: el poder del acuerdo, otra vez les dijo Jesús, si dos de vosotros se pusieran de acuerdo acerca de cualquier cosa que pidieren les será echo por mi padre que está en los cielos.

Un predicador que se llamaba Moody  que hacía campañas y ganaba muchas almas para cristo, él dice que tenía un compañero de acuerdo de oración, ellos llegaban a un barrio a una ciudad unos días antes y oraban juntos, y se ponían Moody, el evangelista y su ayudante de oración, y se producían unas campañas extraordinarias, los que están casados, pónganse de acuerdo, el poder del acuerdo, le toma la mano a su esposa y dice, padre me pongo de acuerdo y oran a Dios, esa oración es muy poderosa.

Pónganse de acuerdo, en el matrimonio, en la familia, con los hermanos de la iglesia, vamos a ponernos de acuerdo, que el Señor envíe centenares de almas para que le conozcan, nos vamos a poner de acuerdo por los enfermos para que se sanen, todos los de la congregación, vamos a ponernos de acuerdo que se salven muchas almas, el trabajo que hace la hermana Noelia en los grupos las peticiones de oración es para estar ordenados y de 11 a 12 oramos por todo esto, nos ponemos de acuerdo y Dios hace el milagro infinidad de testimonios tenemos.

y usted cuando tiene un problema, la humildad se demuestra pidiendo oración o usted es más que Jesús y entonces pida oración si el mismo Jesús pidió oración ayuden, oren , velen, me viene una prueba, necesito oración decía Jesús en su interior, ayúdenme y los discípulos se quedaron dormidos. El apóstol Pablo, ¿Quién tiene más sabiduría que Pablo acá?  Oren por mí, oren para que se abran puertas, oren para que sea un buen embajador de cristo, oren para que corra la palabra de Dios.

Nos necesitamos, y en pruebas que hemos pasado el Señor hace rápido la obra después de que nos pusimos en acuerdo la iglesia.

Dios quiere que entendamos que nos necesitamos los unos a los otros y en esa oración Dios obra y nos hace ver que la iglesia no es individualista, no podemos solos.

Ejemplo de los judíos en sociedades que se unen en lo económico, tienen palabra y se unen y prosperan en todos los países del mundo.

Aún el mismo diablo no se divide, están unidos los demonios en sus designios, como cristianos debemos estar unidos, los demonios y satanás están unidos y se juntan para garrotear a la iglesia y a nosotros nos encuentran solos, si nos unimos, nos ponemos de acuerdo, tenemos sabiduría, peleamos la buena batalla de la fe en el campo espiritual, unidos en la oración en la búsqueda sincera a Dios, veríamos muchas más cosas de las que estamos viendo hoy. Timoteo, pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna.

El Mensaje de Hoy Completo en formato PDF

 

DESCARGAR

Formato Exclusivo para Compartir el Mensaje de Dios por WhatsApp o Reproducirlo.

Suscribete a nuestro Boletín

únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestra Iglesia.

Horarios de Reunión

  • Miércoles 19hs Culto General.
  • Sábado 10hs-Adolescentes 19hs-Jóvenes.
  • Domingo 10hs y 18hs Culto General.

Teléfono y Dirección

¿Dónde? Calle 24 nº 1569 entre 64 y 65
Teléfono +54 9 221 453 3972

Escribenos

Completa el siguiente formulario para ponerte en contacto con nosotros

10 + 7 =

Ubicación

Suscríbete a Nuestro Boletín

 

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas prédicas y actualizaciones de nuestra iglesia.

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Comparte esta Prédica

¡Puedes Compartir esta publicación con amigos y hermanos en Cristo que necesitan la palabra de Dios!